Translate

domingo, 13 de enero de 2019

Apuntes sobre la obra de las Asambleas de Dios de Cuba en la provincia de Matanzas

1940

Los Archivos de Historia de las Asambleas de Dios de Cuba registran para 1940 una expansión de La Primera Iglesia Pentecostal de Cuba, bajo la dirección de Francisco Rodríguez desde el Templo Central de la Iglesia de Lawton hacia las provincias de Pinar del Río, Matanzas y La Habana, consolidando su organización e identidad denominacional. (1)

1948

La Segunda Convención de Jóvenes de las Asambleas de Dios en Cuba, tuvo lugar entre el martes 27 y el jueves 29 de julio de 1948, en Matanzas   —templo bajo el pastorado de Sixto López—, y contó con la presencia de Melvin Hodge, desde las Oficinas Centrales en Springfield, Missouri. (2)

1949

La Tercera Convención Nacional de Los Embajadores de Cristo, sociedad de jóvenes de las Asambleas de Dios en Cuba, fue celebrada en la Finca “La Perla”, sede del Instituto Bíblico Pentecostal de la Iglesia Evangélica Pentecostal en Cuba (Asambleas de Dios) en Manacas, Las Villas, entre los días lunes 11 y jueves 14 de julio de 1949. De frente al edificio-dormitorio de los alumnos se levantó una gran carpa, prestada por Sixto López, pastor de la Iglesia Bethel de Matanzas, y en ella tuvieron lugar los servicios y reuniones de negocios. (3)

1953

Los finales de 1953, en los meses de noviembre y diciembre se caracterizaron por una gran actividad de profesores y alumnos del Instituto Bíblico: el Profesor Floyd Woodworth dio una campaña evangélica en la cercanía de la Iglesia de Los Arabos, Matanzas, donde se encontraba pastoreando Josué Ortega y su esposa. (4)

1956

Enrique Guerra abre una obra de las Asambleas de Dios en Amarillas, actual municipio Calimete, Matanzas. (5)

1959

En marzo de 1959 llega a Jagüey Grande, Matanzas, Inés Suárez; esta obra se encuentra para entonces en un local alquilado. Los pastores de Aguada de Pasajeros, José Leyva y Elva González, han logrado trasladarse para un nuevo local, con lo que logran un templo propio con casa pastoral. (6)

1962

En el tomo II de Historia de las Asambleas de Dios en Cuba aparece, en los datos referidos a ese año, 1962:

El Rev. Félix Rafael Pérez Suárez, recuerda:

Yo estuve en la última campaña que dio [Ramón L.] Nieves en Cárdenas, Matanzas, a finales de 1962 o principios del 63, en una carpa; los estudiantes fuimos a apoyarlo. Algunos estudiantes estaban permanentemente con él allí. Carlos Garrido y yo estábamos atendiendo un campo de predicación, y cuando salimos para allá ese domingo, nos estaban esperando en la parada de ómnibus unos hermanos, y nos dijeron: “…sigan de largo, que la policía los está esperando para llevárselos detenidos”. Decidimos no ir entonces, y nos fuimos para Cárdenas a apoyar la campaña de Nieves. Allí estaban Josué Salazar Reyes y el hermano Ricardo Peña Rondón. Cuando llegamos vimos una multitud inmensa gritando consignas contra la iglesia. Amenazaban con cortar la soga de la carpa. Garrido y yo nos unimos con Salazar y Peña para entretener a la gente, de modo que no pudieran detener la campaña que se estaba dando. Nos hacían preguntas. A Josué lo empujaron contra la carpa y le rompieron el reloj pulsera; algunos estaban muy violentos.
Cuando Nieves terminó, oró y despidió. Salió entonces y se encontró con aquello; preguntó: “¿Qué es lo que sucede?” Uno de ellos gritó: “¡Aquí lo que hay que hacer es ir a cortar caña!” Nieves les dijo: “¿Cuántos de ustedes quieren ir a cortar caña? Mañana a las 6:00 AM yo voy a estar aquí con la camioneta y vamos a cortar caña”. Y les agregó enfáticamente: “…pero sepa el que vaya conmigo que es ¡a cortar caña! no a entretenerse”. Ninguno levantó la mano, ni apoyó la idea. Como era de esperar, al día siguiente, a las 6:00 AM, ni sombra de los miembros de la turba… (7)

El Rev. Félix Rafael Pérez Suárez sería en la historia secretario general de la Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios). A su salida del Instituto Bíblico Pentecostal de Manacas, tras la intervención en marzo de 1963, se integró al trabajo de la Iglesia en Jagüey Grande, llanura centro-sur de la provincia de Matanzas.

1963

La Iglesia de Calimete, calle Cárdenas No. 23, entre Cuba y San Juan, fue cerrada. Era pastor Aquiles Legrá (todavía vive, se encuentra en Baracoa, Cuba; se vincularía después de estos hechos al trabajo del INDER). El responsable de la juventud en la localidad pidió al pastor la entrega de la llave. Necesitaban el local para ser usado como oficina de ese organismo. Este templo había sido donado por Félix Pérez; vivía, de hecho, al fondo del templo. (9) 

1964

En los comentarios hechos por el Rev. Félix R. Pérez Suárez para el tomo II de Historia de las Asambleas de Dios en Cuba, argumenta:

Un hecho que quisiera se agregará es lo que sucedió en la provincia de Matanzas, después del cierre del Instituto [1963]. Teníamos varias obras: Colón, Jagüey Grande, Calimete y Cuatro Esquinas (Central Zorrilla). En Colón el Pastor era Modesto Estrada (esa había sido independiente y Modesto la unió a las Asambleas) tenían un teatro rentado (teatro Averoff). Le dijeron a Modesto que necesitaban el teatro; éste no podía negarse, como es lógico; pero sí pidió poder pasar la congregación a otro sitio, le dijeron que ellos no podían darle otro lugar, que lo hiciera por su cuenta y ellos lo autorizarían. Consiguió un espacio en la casa de su tío, Luis Estrada, verbalmente le autorizaron, pero después de algún tiempo, le cerraron el lugar, argumentando que aquello era una casa y no un templo. Así desapareció la obra de las Asambleas de Dios en Colón, algunos se fueron a congregar con otras denominaciones, especialmente con Los Pinos Nuevos. (10)

La Iglesia de Cuatro Esquinas a que se refiere el pastor Félix Pérez estaba situada en el entronque que unía la carretera que llevaba al central Zorrilla con la carretera central, en el poblado de Cuatro Esquinas, Los Arabos, provincia de Matanzas. En 1964 el sargento Vila de Los Arabos y el teniente Estable de Colón, acompañados del jefe de orden público de la zona, se presentaron allí e hicieron conducir, arrestadas a las dos jóvenes misioneras cubanas de las Asambleas de Dios que atendían el lugar; éstas eran: Mirta Pérez Villalonga (hermana de la esposa del pastor Félix R. Pérez Suárez) y Sira Medina. Las recluyeron por tres días, en los calabozos de Colón y las soltaron con el compromiso de que no regresarían más a aquel lugar. La vivienda de ambas estaba al lado del Templo. Les dieron veinticuatro horas para abandonar casa y poblado. (9)

1968

La Iglesia de Jagüey Grande, calle Reyes No. 57, entre Clemente Gómez y Maceo, Jagüey Grande, Matanzas, fue cerrada en 1968 por las autoridades locales. Su pastora era Inés Suárez. Trabajaba allí desde 1959. La presencia de esta pastora allí desde esa fecha está apoyada también por el pastor Justo Regueira Crespo. (9)

1993

Se abre por las Asambleas de Dios de Cuba el presbiterio Matanzas y se inicia, en Manguitos, el pastorado del matrimonio de Misael Echeverría Montano y Rebeca Sánchez Ramírez. En el Central Australia, también en Matanzas, se instalan, el 29 de abril, Armando Pérez e Isabel Domínguez. Pasan a pastorear Cayo Ramona, en el municipio Girón, Saúl Marrero y Ada Rodríguez. Desde Primer Paso, Matanzas, La Antorcha Pentecostal traslada su sede hacia la Ciudad de La Habana, ubicándose en la calle 1era. No. 63, entre A y B, reparto El Rosario, municipio Arroyo Naranjo, Ciudad La Habana. Su director seguirá siendo, por muchos años, el Rev. Alvio García Marcelo. (8)

RESÚMEN

Históricamente Matanzas ha sido la provincia más difícil para las Asambleas de Dios de Cuba. En las Asambleas de Dios un presbítero atiende entre quince y veinte iglesias. Estos son actualmente los presbíteros en Matanzas:

Rev. Iván Grosso Jover
Rev. José Álvarez Nardo 
Rev. Balodia Montero Saborit 
Rev. Antonio Saroza González 
Rev. Adolfo A. Marín de Quesada 

_____________________________

(1) O. Ríos, Historia de las Asambleas de Dios en Cuba, La Habana: Editorial Calitad, p. 194.
(2) Heriberto de la Teja, “Segunda Convención de los Embajadores de Cristo”, La Antorcha Pentecostal, No. 9, septiembre de 1948, p. 6.
(3) Avelino González Terry, “La Tercera Convención Nacional de Los Embajadores de Cristo”, La Antorcha Pentecostal, No 8, agosto de 1949, p. 8.
(4) Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
(5) Pedro Torres, “El Superintendente dice”, La Antorcha Pentecostal, No. 4, mayo de 1956, p. 3.
(6) L. Rodríguez, “Noticias de aquí y de allá. Presbiterio central”, La Antorcha Pentecostal, No. 3, mar-1959, p. 8.
(7) Félix Rafael Pérez Suárez, entrevistado por Octavio Ríos, 29‎ de ‎jul-‎2014, ‏‎2:58 PM, Seminole, Fl., EUA. Hogar del matrimonio Pérez.
(8) Rubén Tabares Valdés, “Noticias varias. Presbiterio Matanzas”, La Antorcha Pentecostal, ene-mar-1993, p. 10.
(9) Relación de Iglesias cerradas por el gobierno 1960-1963. Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
(10) Félix Pérez Suárez, entrevistado por Octavio Ríos, vía electrónica, 9 de enero de 2019, 9:29 PM. Usado con permiso.

domingo, 6 de enero de 2019

No aprendí

Con frecuencia, cuando me ensombrezco, se me aparece por algún camino del alma el misterio inextricable y profundo de Facundo Cabral. Le recuerdo en sus últimos años, entrevistado por la televisión argentina, citando aquel refrán chino, que nos dice más que toda la filosofía contemporánea, y versa: “cosa extraña es el hombre: no pide nacer, no sabe vivir, no quiere morir”; (1) y me quedo pensando: “qué percepción se cobra de la vida cuando se construye un mundo sin Dios”.
Abocados a la paradoja más grande de la historia los hombres de Babel, a la par que levantaban una torre para llegar al cielo, se alejaban cada vez más de Él. La formidable escalera crecía, y con ella se acentuaba la distancia en aquel penoso desencuentro. Visto así, no fueron los comunistas los primeros que nos enseñaron a vivir sin Dios, aunque fueron los que más quisieron hacerlo. Felizmente no aprendí.


(1) https://www.youtube.com/watch?v=k72G9Mr7t3o      Accedido el 6 de enero de 2019, 4:55 PM.

miércoles, 2 de enero de 2019

Historia de las Asambleas de Dios en Cuba. Tomo II


La más importante publicación histórica de todos los tiempos de las Asambleas de Dios de Cuba acaba de ver la luz. Se trata del tomo II de Historia de las Asambleas de Dios en Cuba, que abarca los años comprendidos entre 1952 y 2000. Evaluada por expertos como una joya de la historiografía eclesiástica cubana, con 700 páginas, y más de 300 fotografías, la mayoría inéditas, llega al público lector tras cinco años de cuidadosa investigación en que fue minuciosamente consultado el contenido de más de 1400 fuentes de información.
Este libro, con más de 2300 notas al pie y 194 entrevistas realizadas a 119 testigos vivenciales de los hechos narrados, envuelve al estudioso del tema en una atmósfera de sobria credibilidad y gran certidumbre.
Capítulos como la dramática intervención del Instituto Bíblico Pentecostal en Manacas, se desarrollan con lujo de detalles, a través de testimonios de primera mano. El curso de las más ardientes campañas evangélicas, el avivamiento de Madruga, la recuperación de templos perdidos, como el de Contramaestre, los trasiegos de la UMAP, las crisis y los desencuentros, los delicados cambios de liderazgo, la sufrida pobreza de nuestros pastores, el esfuerzo misionero nacional e internacional, la celebración evangélica cubana, la supervivencia de una organización que parecía destinada a colapsar y que no solo sobrevivió, sino que además creció en la gracia de Dios, hasta convertirse en la bandera misma del movimiento evangélico cubano, todo esto y mucho más está tratado en esta obra, que se carga por momentos de la sensibilidad que inspiran los hechos que narra, colocando al lector al borde de las lágrimas, sin perderse por eso la objetividad en la crítica histórica expresada en un lenguaje comprensible, llano, directo y elegante.
El autor agradece las palabras recibidas por los hermanos cubanos, en las que se le transmitió fuerza cuando parecía que esta investigación no podría continuar. El empuje constante en el Espíritu de mi esposa, Elízabeth de la Cruz de Ríos, fortaleza de oración más grande que haya conocido nunca, fue determinante.
Agradezco profundamente el tiempo que dedicó a responder preguntas complejas el más grande erudito cubano de la historia republicana, el profesor Ciro Bianchi Ross. Dejo mis más sentidas palabras de gratitud al profesor Marcos Antonio Ramos, referente cimero de la historiografía eclesiástica cubana; no solo atendió mis importunos reclamos de información, sino que además envió un fortalecedor mensaje de aliento en momentos en que casi colapsa este trabajo.
A los que hicieron la historia, protagonistas de los más hermosos capítulos vividos, auténticos héroes de la fe, la mayoría ya con el Señor, a ellos confesamos la impagable deuda de gratitud de toda la organización.
Quiso Dios que este libro se hiciera. Él es el Señor de la historia. Bajo Su cuidado la iglesia cubana navegó triunfal en los más tempestuosos océanos. En cada historia narrada, en cada logro alcanzado, en la experiencia de cada triunfo vivido, está Su gloria. Traigo ante Él mi más rendida gratitud.
Con amor hemos trabajado. Disfrute esta publicación y recuerda: toda la gloria es del Señor.

¡No lo piense más ni pierda la oportunidad! Vaya de inmediato a la dirección web que se indica debajo y ordene el pedido. Una cosa es segura: usted no volverá a ser el mismo después que lea este libro. ¡Téngalo ya!

viernes, 21 de diciembre de 2018

Una predicación inolvidable

Fue una predicación inolvidable. La trajo mi pequeña, Viria Ríos de la Cruz. Tuvo lugar en el Templo "Palabras de Vida" en Santa Amalia, La Habana, viernes 18 de julio de 2014, 9:00 PM., bajo nuestro pastorado. "Sé fiel hasta la muerte", Apocalipsis 2:10. En el teclado la Dra. Elízabeth Ríos de la Cruz. Fue un culto de jóvenes. Inolvidable.

Para verlo y oírlo haz click en: https://youtu.be/O4om98lAzx0
Le será bendición.

martes, 18 de diciembre de 2018

Memorias del primer congreso de educadores cristianos de las Asambleas de Dios de Cuba

TEMPLO “VOZ DE JÚBILO”. CIEGO DE ÁVILA.
MARTES 1 AL JUEVES 3 DE JULIO DE 2008

CRÓNICAS

Nunca brilló más el sol, ni fueron más verdes las palmas, o más claras las mañanas. El dinámico mover de la gente en torno al templo, la llegada de delegados, el despliegue de banderolas, cual arreboles enamorados del viento, todo anunciaba un esperado suceder: era el Primer Congreso.
El genio organizativo del Rev. David N. Zamora Montero, presidente nacional de la comisión de educación cristiana, vicetesorero general y pastor del Templo “Rehobot”, en El Rosario, Ciudad Habana, desde el día anterior, 30 de junio, se encontraba proyectado en todas las direcciones naturales de la resonante actividad: programa, inscripción, hospedaje, alimentación; las garantías del egregio acontecer recabaron toda la energía de un mar revuelto que, en rompimiento de olas, nos devuelve la espuma refrescante en que fenece su titánico mover.
La luz tenue que doró el pétalo de un lirio anunció el crepúsculo del día primero. Cerca de las 8.00 p.m. todos los educadores de Cuba se dieron cita. Atestado el templo, el pastor Zamora oró. Había comenzado el congreso. El grupo de alabanza local nos elevó en sentida adoración.
Como desciende el río por la montaña el Espíritu de Dios corrió. Sensible a la alabanza que brotó de cada corazón, el Señor nos conmovió con la voz de su amor. El pastor local, Rev. Daniel Tamayo, presidente nacional de la escuela dominical, inigualable anfitrión, pedernal de fortaleza en el servicio, con sus brazos abiertos, entre los cuales parecía querer abrazar a todos los cubanos de Dios, nos dio la más noble bienvenida. El Rev. Herminio Pupo, tesorero general, dirigió la liturgia y el Rev. Eliseo Villar, vicesuperintendente general predicó; nos habló de la verdad en amor.
Alboreaba el día 2, y desde las 7:00 a.m. los delegados llegaban al templo. Tiempos de búsqueda climatizaban la atmósfera y magnetizaban el lugar de la presencia de Dios. A las 9:00 a.m. se desbrozó el primer tiempo. Guatemala, la tierra del quetzal, esa hermosa ave de larga pluma iridiscente, que muere de tristeza si ésta se llega a quebrar, desde allí el matrimonio en que Dios unió a los hermanos Roberto Brenes y Verónica de Jesús As Castillo de Brenes nos habían venido a ministrar. El Rev. R. Brenes es máster en estudios interculturales y antropología social. Su esposa, la hermana Verónica de Brenes es máster en educación superior, egresada de la universidad San Carlos de Guatemala. Magistralmente el Rev. Brenes abordó la temática: “El rol pastoral del educador cristiano”. Su introducción nos documentó y a un tiempo encauzó al asombro, cuando supimos por él que en la hermosa tierra de Guatemala existen veinte mil congregaciones, las cuales levantan este sector de Centroamérica como el tercero en cristiandad de nuestro continente. Veinticinco a cuarenta mega-iglesias —para ellos la cifra crítica de mil quinientos miembros las define como tal—, completan el asombroso panorama de un país visitado por la gloria de Dios, donde la altísima y contrastante tasa de criminalidad nos habla de un inigualable choque de potencias en el mundo espiritual.
Aprendimos del singular requisito para matricular en el Instituto Bíblico de Guatemala: saber escribir el nombre. Los conceptos de la “adicción a la aprobación” y “la persecución de títulos” como una señal del posmodernismo fueron verdaderas novedades, cuidadosamente argumentadas, que despertaron en el auditorio genuina curiosidad. El Pr. Brenes es un verdadero maestro en el arte de la expresión y deleitó a todos los presentes. Su excelsa oratoria le enrumba como a uno de los indiscutibles exponentes de la Palabra en América.
A las 10:45 a.m. continuó el provechoso tiempo de enseñanza. La Pra. Verónica de Jesús As Castillo de Brenes abordó el tema: “Siete hábitos del Educador Cristiano”. Incorporó a la semántica pedagógica y homilética de los presentes el novedoso concepto de la “inteligencia emocional”, en derredor del cual trabaja con frenesí la UNESCO. Su concepto de Pr. CETA –siglas de comprensión, empatía, tolerancia y amor– quedará para siempre en nuestros corazones.
En el culto de la noche rutilaron las estrellas con alegría. El grupo de alabanza de la Iglesia “Lirio de los Valles” de Florida, tendió un puente de adoración por el que nos acercamos todos al Señor. Fuimos conmovidos por la presencia de Dios. Se recuerda la ungida dirección del Rev. Dr. Moisés de Prada, director de CECAD del distrito centro, pastor del Templo central de Santa Clara y presbítero regional, a todo lo cual siguió una profunda y refrescante predicación en la que el Señor usó al Rev. Edgardo Rolando Muñoz, profesor del Instituto de Superación Ministerial Internacional y presidente de educación cristiana de las Asambleas de Dios en Argentina, tierra de vasta Patagonia, sabanas de ensueño en que se mueven camélidos rumiantes; tierra de Miller, Anacondia y Freidzon, el último de los cuales profesa a Muñoz sentida amistad. Desde allá, como embajador, arriba a Cuba y su mensaje de la noche principia con el relato de la alegría que le produjo la buena nueva de saber que vendría aquí. Predicador elocuente, su capacidad de ilustrar raya en el límite mismo de la fantasía. Increíblemente ocurrente hizo reír al más triste de los asistentes. Con él nos visitó el gozo que viene del cielo.
La noche cubrió con velo etéreo los cielos de Ciego de Ávila, tras lo cual el dulce canto de una alondra anunció el despuntar del día. Era el 3 de julio. Bien temprano los delegados respondieron a una cita con Dios. Un tiempo matutino de oración y alabanza precedió a la jornada del día; la representación del departamento de música del distrito de occidente en la persona de su presidente, el hermano Onésimo Reyes y de la hermana Dianelys Téllez, directora de la revista Arpegios, con apoyo del Rev. David Zamora, lideraron el memorable tiempo, que para más de uno será como la impronta indeleble que deja la lágrima que se derrama en la presencia de Dios.
Los trabajos de la mañana comenzaron a las 9:00 a.m. con la conferencia del Pr. Edgardo Muñoz: “La vocación del educador cristiano: ¿carrera o profesión?” Se resaltaron las tensiones entre la iglesia y el mundo. Se remarcó la importancia de Dios en el desarrollo de una escala propia de valores. Cristo fue redefinido como “la piedra angular” y “el fundamento”. Nos aportó diez matices para el perfil de un educador cristiano. Nunca olvidaremos su simpática ilustración: “de villano a héroe”.
A las 10:45 a.m., en lo que fue la última actividad matutina, tuvo lugar un panel: “El maestro y su auto-preparación integral”. Fue moderado por el Rev. Daniel Tamayo. Contó con la calificada participación de los profesores Edgardo Muñoz, Roberto Brenes, y Verónica de Jesús de Brenes. Un crecido número de delegados vertieron criterios y despejaron dudas. La atmósfera se movió con los aires de un nuevo saber.
El culto de la noche nos abocaba al cierre del congreso. Los acordes y armonías del grupo de alabanza local hendieron los aires y una vez más la atmósfera se cargó con el peso adorable del amor de Dios. Su fragancia penetró cada rincón y condicionó nuestra alma al recibir de la Palabra de Dios.
Al cierre del culto, en función del noble deber de ser agradecidos, el Rev. Radimir Matos, presidente de CECAD en el distrito oriental, pronunció las acciones de gracias. A la oración de cierre siguió un gran epílogo de alegrías, despedidas y fotografías.
Las tardes del congreso, días 2 y 3, fueron animadas con encendidos talleres. Tuvieron lugar distribuidos en dos tiempos, de 2:00 p.m. a 3:00 p.m., y de 3:15 p.m. a 4:15 p.m. Seis aulas trabajaron al unísono, permitiendo una cálida y provechosa cercanía entre los delegados y un calificado grupo de profesores. Los temas fueron escogidos atendiendo a las solicitudes de los propios hermanos.
El taller No. 1 se desarrolló en el templo adventista de Ciego de Ávila. Fue dirigido por el Pr. Edgardo Muñoz. Respondió a los temas: “La creatividad en la educación teológica” y “Un magisterio bibliocéntrico”. Pocas veces fue elevada a un nivel más alto la empatía profesor-alumno. Más de uno fue sacudido por la “crisis de creatividad” que a veces acompaña al ministerio de la enseñanza. La salud pedagógica de los maestros allí presentes se robusteció al contacto tonificador de tan insigne maestro. La Biblia, una vez más, fue colocada en el más alto pedestal de la enseñanza teológica. Su inspiración total y plenaria fue signada como lema definitivo para la vida del educador.
El taller No. 2 tuvo lugar en el Templo de la Iglesia Bautista Libre. Entre las 2:00 p.m. y las 3:00 p.m. se desarrolló el interesante tema: “Concéntrese en el aprendizaje y no tan solo en la enseñanza”. Estuvo a cargo del Rev. Ángel M. Toledo Fuentes, subdirector nacional de los Estudios Dirigidos de Superación Bíblica y secretario del comité ejecutivo distrital de occidente. Unción y erudición, fundidas en una impresionante amalgama, tapizan cada enseñanza de este profesor. Singularmente ocurrente, ameno, natural, el tiempo de este taller se pronunció a favor de avivar un magisterio ungido y excelente, modelo de lo cual es el propio ministerio del Rev. Toledo. La segunda hora de este taller descansó en la dirección del Lic. Osmany Cruz Ferrer, director nacional de los Estudios Dirigidos de Superación Bíblica y subdirector nacional de la dirección de investigaciones teológicas. Abordó la pneumatología pedagógica con el tema: “El magisterio cristiano y la manifestación del Espíritu Santo”. Fue esta hora un verdadero derroche de creatividad y una valiente incursión en un tema cuyas aristas pocos se atreven a defender, mucho menos a practicar. La irrefutable demostración bíblica de un ministerio de enseñanza lleno de señales en la persona de Jesús nos sumió a todos en una profunda y constructiva reflexión.
El taller No. 3 tuvo lugar en el salón del Templo “Voz de Júbilo”. Fue impartido por el Pr. Roberto Brenes. Magistralmente abordó “Las relaciones humanas en la educación cristiana” y “La ley de la comunicación en la educación cristiana”. La comunicación como medio de aprendizaje y persuasión, las bases de la compleja interacción humana, los vínculos de la comunicación y la comunión fueron verdaderos aportes que se sumaron a la crecida riqueza de este congreso.
El taller No. 4 fue desarrollado por la Pra. Verónica de Jesús de Brenes. Sus aportes fueron presentados en las dos horas bajo los tópicos: “La sicología de las edades ¿cómo aprovecharlas?” A partir de ahora muchos consideraremos desde un nuevo enfoque la dinámica de la enseñanza en función de la edad. Acostumbrados a ver abordar el tema orientado a la infancia nos llamó mucho la atención que se ordenara un tiempo para hablar de la educación cristiana en el olvidado mundo octogenario. La sana alegría unida a la belleza espiritual de esta querida hermana marcó un hito en el desarrollo de los talleres.
El taller No. 5 trató los temas “Teología y Tecnología” y “La motivación apropiada en la enseñanza actual”. Este tema fue impartido por el Rev. Octavio Ríos Verdecia, secretario de la dirección de investigaciones teológicas y pastor del Templo “Palabras de Vida”, en Santa Amalia, Ciudad Habana. Fue usado, como sede, el Templo de la Primera Iglesia Bautista de Ciego de Ávila. Se trataron básicamente los soportes digitálicos informacionales. Representa un capítulo de consideración novedosa en nuestro medio. Fueron analizadas y explicadas las principales bibliotecas electrónicas contemporáneas y las ventajas definitivas que han hecho del soporte digital la tecnología del momento en el mundo teológico. Fueron remarcados, además, los sistemas de multimedia desarrollados en nuestras iglesias.
Desarrollado en el distrito de centro, todo el evento contó con el apoyo y la presencia del superintendente distrital, Rev. Alfredo Linares, cuyo celo, supervisión y apoyo fueron ingredientes definitivos para tan rotundo triunfo. Al Rev. A. Linares y a la representación del comité ejecutivo general, se les extienden las más sentidas expresiones de agradecimiento.
La comisión de registro e inscripciones dirigida por el Rev. Juan Emilio Valdés Castellini, secretario nacional de la escuela dominical, especialmente apoyado por la Lic. María del Carmen Suárez, tesorera de la facultad, sublimó los cuidados. El transporte a los talleres y a sitios de hospedaje fue rápida y dinámicamente organizado. La comisión que atendió el comedor y la alimentación hizo un verdadero derroche de eficiencia.
Las bondades de la gestión de hospedaje fueron innombrables. Reservaremos para siempre en nuestras memorias un lugar de honra y gratitud para la Lic. Dámaris Mejías de Tamayo, presidenta de la comisión, pastora local y coordinadora de EDISUB. Como si todas las flores de Ciego de Ávila se colectaran en su pecho, fue su abrazo el más perfumado mensaje de amor.

A mi llegada a La Habana, el colibrí que aletea cada mañana, junto al cristal de mi ventana, me preguntó qué de grande sucedió allá. Le contesté: “Nunca brilló más el sol, ni fueron más verdes las palmas, o más claras las mañanas…”

lunes, 17 de diciembre de 2018

La Antorcha Pentecostal

Ha sido necesario que el autor se enfrasque en la redacción, edición y publicación de Historia de las Asambleas de Dios en Cuba para poder llegar a comprender la importancia de una publicación seriada. Muchas fuentes han vertido de su contenido a la hora de escribir dicha historia, pero ninguna puede compararse, en importancia, con La Antorcha Pentecostal. Esta publicación oficial de la organización de las Asambleas de Dios ha salvado para la posteridad la historia de la denominación pentecostal más grande de Cuba y del mundo, historia que era tan vulnerable en la era predigital.
Nacida en el corazón del Rev. William Lawrence Perrault (1900 -1988), vio la luz el lunes 1 de abril de 1940. El 27 de julio de ese mismo año, ya se anunciaba la impresión de su tercera edición. Esta revista había sido lanzada con el objetivo de dar unicidad a la obra en todo el país. Estaba dirigida a ser un potente medio “para alcanzar a las personas de todos los credos, y a los incrédulos en todas partes”. El 16 de agosto del mismo año el Dr. Francisco Sardá, subsecretario de comunicaciones de la república de Cuba, informó a L. Perrault, en documento oficial, conservado por los Archivos de Historia de la Organización, acerca del acogimiento de La Antorcha Pentecostal a la franquicia postal nacional. Sus directores, han sido:

Abril de 1940- primavera de 1941--------- William Lawrence Perrault
Diciembre de 1941-mayo de 1945----------Hugh Preston Jeter
Junio de 1945-septiembre de 1947 --------Victoria Schott
Octubre de 1947-enero de 1951 ----------- Luis M. Ortiz Marrero
Febrero de 1951-febrero de 1952 ----------Pedro Torres
Febrero 1952-diciembre de 1955 -----------Luis M. Ortiz Marrero
Enero de 1956-junio de 1956 ---------------Ezequiel Álvarez Santaliz
Junio de 1956-marzo de 1963 --------------Kerry González Pérez
Junio de 1963-julio de 1964 ----------------Carlos Anderson Francis
Julio de 1964- junio de 1967 ---------------Roberto Hidalgo
Agosto de 1967-noviembre de 1968-------Israel Aguilera Pacheco
Enero de 1976-noviembre de 1977 --------Héctor Pereira Sánchez
Noviembre de 1977-marzo de 2004 -------Alvio García Marcelo
Abril de 2004-mayo 2013 -------------------Eduardo González
Mayo 2013-actual ----------------------------Lindomar del Castillo Suárez

Desde abril de 1940 hasta diciembre de 1963 se publicó de forma regular. El ejemplar más antiguo que se conserva es el correspondiente al Año 1, No. 6, septiembre de 1940. La carestía de una imprenta disponible y las aciagas condiciones sociales de la década de 1960 y 70, impidieron que continuara viendo la luz, teniendo, para entonces, publicaciones muy espaciadas. En 1977, el Rev. Alvio García Marcelo, utilizando un mimeógrafo, se da a la tarea de rescatar la continuidad histórica de la publicación. Dos ejemplares vieron la luz ese año: julio- septiembre y octubre- diciembre. De entonces para acá, bajo mucha oposición y resistencia, se logró la publicación seriada de este importante medio de edificación y registro histórico del pueblo pentecostal de Cuba de las Asambleas de Dios.
Tras recibir el nombramiento del comité ejecutivo general para la atención de la comisión nacional de historia de las Asambleas de Dios de Cuba, en 2013, la primera preocupación del autor fue la posibilidad de que un siniestro cualquiera diera al traste con la desaparición de los únicos ejemplares que se conservaban de esta importante publicación, de ahí que la tarea primada haya sido su digitalización inmediata, toda vez que el formato digital se transmite con absoluta identidad, sin pérdida de información, como lamentablemente ocurría antes con la fotografía de película que iba diluyendo la imagen de copia en copia, o con el formato físico, tan efímero y perecedero. El trabajo suponía escollos harto complejos porque los números más antiguos estaban prensados en un libro y la antigüedad del papel se explicitaba en su fragilidad. Con amor se hizo el más cuidadoso trabajo de manipulación, y después de varios cientos de horas de trabajo, se presentó a la LXIV Conferencia General Cuatrienal, que tuvo lugar entre los días 27 y 30 de enero de 2015, en el Templo “Aleluya”, de Camagüey, un juego de DVDs con todos los ejemplares de La Antorcha Pentecostal digitalizados. Fue un triunfo extraordinario, que tendrá consecuencias permanentes para la comprensión del largo camino histórico que se ha andado hasta aquí.
Se rescataron, hasta 2015, trescientos cuarenta y nueve ejemplares, editados e impresos desde el año 1940 hasta diciembre de 2014. Trescientos veintinueve de estos ejemplares se encontraban en los Archivos de Historia de la Organización; seis, en los Archivos de la Universidad Teológica Pentecostal de Cuba (UTPC) y catorce en los archivos personales del autor.
Toda la gloria, la honra y la alabanza sean de Aquel que hizo posible el nacimiento, crecimiento y desarrollo de esta organización pentecostal. Es nuestra oración que no se pierda nunca en este lado de la vida tanta historia hermosa e inspiradora, y que a través de ella el Señor Jesucristo reciba la más grande gloria, ahora y siempre. Así sea.

martes, 11 de diciembre de 2018

Reglas Parlamentarias de las Asambleas de Dios de Cuba


Ya está en Amazon la segunda edición de Reglas Parlamentarias de las Asambleas de Dios de Cuba. Tiene el valor histórico de haber sido el primer libro que publicaron las Asambleas de Dios de Cuba en el último medio siglo, cuando decidimos que el tiempo de los folletos había terminado. Cumplió con todas las exigencias legales, lo cual fue un verdadero embrollo. Nunca olvidaré aquellos largos cuarenta minutos que me hicieron esperar, el 31 de mayo de 2006, en el Centro Nacional de Derecho de Autor (CENDA), calle 15 No. 604 e/ B y C, en El Vedado habanero, mientras discutían a puertas cerradas la conveniencia o no de darle el derecho de copyright a un libro eclesiástico. Temían que al expedir el certificado de depósito legal facultativo de obras protegidas a un libro cristiano lo estuvieran legitimando. Era “mancharse las manos”, y en el lavatorio se turnaban los que tenían que decidir. Finalmente salieron, algo sofocados, y me informaron: “Bueno…, vamos a darle el copyright…”.
Era un humilde manual de doscientas once páginas. Representaba un esfuerzo de compilación de las reglas parlamentarias fundamentales, adaptadas a la vida de la organización. Hasta entonces las reuniones eran un caos, y la única referencia de orden era la experiencia de este o de aquel.
La obra nacional de las Asambleas de Dios de Cuba hizo al respecto una inversión de $700.00 USD para los trabajos de impresión, que fueron dirigidos por Jaime (Jaimito) Rodríguez Cámbara. Se publicaron mil cuatrocientos ejemplares, lo que representaba un alcance notable. Se le entregó uno a cada ministro de la organización en la LXI Conferencia General Bienal, que tuvo lugar entre los días 15 y 17 de enero de 2007, en el Templo “Aleluya”, de la ciudad de Camagüey. Coincidió este lanzamiento con la ordenación del autor.
Recibiría ese humilde libro inmerecidas palabras laudatorias desde dentro y fuera del país. Atesoro en el recuerdo los reconocimientos que le hizo el Profesor Floyd Woodworth, asesor principal de esta publicación, a quien Daniel Irizarry tuvo la amabilidad de entregárselo, por personal encomienda nuestra. Llegaría también a las oficinas nacionales de las Asambleas de Dios de los Estados Unidos, en Springfield, MO., y ocuparía un lugar en los anaqueles de varias bibliotecas cristianas de Facultades prestigiosas en América Latina.
Nunca recibí en Cuba un centavo por él. Tampoco lo pedí. El día que injustamente me procesaban por el "delito" de llevar almas al estadio, con permisos expedidos por el vicesuperintendente general, Rev. Eliseo Villar, alguien habló en la reunión de aquella contribución literaria, que había marcado la historia en la Obra. Un líder principal que, al parecer, sufría ya la demencia que le llevó a la destitución, contestó: “No le pedimos que lo hiciera”. Fue todo el premio que recibí.
En este momento regula el curso de toda asamblea deliberativa dentro de las Asambleas de Dios de Cuba, denominación evangélica más numerosa del país. Ha sido la inspiración de centenares de trabajos. Movió sentimientos nobles en los hermanos de oriente. Pocas semanas después de publicado recibí una llamada de Holguín. Era la Revda. Olga Morales; estaba completamente quebrantada, lloraba; no entendí de pronto qué pasaba. Al fin, con voz entrecortada me habló: solo quería darme las gracias por las palabras que escribí en el libro acerca de su esposo, el inolvidable Rev. Alipio Pedraza. Suficiente compensación para el esfuerzo inmenso que realicé en lo que considero la más trabajada, agotadora y difícil de todas mis publicaciones.
Se ha subido a Amazon porque merece estar allí. Forma parte de la biblioteca mundial digital de Kindle. Conserva la autoridad parlamentaria que le dan las Robert's Rules of Order Newly Revised. Existe en su segunda edición. En sus páginas contiene observaciones históricas que, desde los tiempos en que se hicieron, trazaron los caminos para la redacción de Historia de las Asambleas de Dios en Cuba, en dos tomos, publicación histórica más importante de la organización desde su entrada y fundación, hace casi un siglo.

Queda a disposición del lector la posibilidad de adquirir Reglas parlamentarias de las Asambleas de Dios de Cuba en:

miércoles, 7 de noviembre de 2018

¿Quién es la persona más célebre de todos los tiempos?


La lista de personas que han hecho marca indeleble en la historia de la humanidad, y por ende ocupan un escaño significativo en el mundo de las celebridades, es inmensa. Se extiende desde Sócrates hasta Russell, pasando por Platón, Julio César, Alejandro Magno, Constantino, Copérnico, Colón, Galileo, Bach, Newton, Napoleón, Lincoln, Pasteur y Einstein, como referentes principales de lo que es, al final, una inacabable estela de nombres. Frente a eso el acto mismo de conferir un lugar cimero parece sembrado de indefinición. ¿Cómo determinar quién está sentado para siempre en el punto más alto, como la persona más célebre de todos los tiempos?
En 1999, Martin James Kettle (1949), destacado escritor y periodista británico, publicó en el diario El Guardian un artículo, que tituló: “When fame is an open book” (“Cuando la fama es un libro abierto”). Allí hizo una interesante afirmación cuando sentenció que el número de libros publicados acerca de una persona dice mucho a la hora de determinar su nivel de celebridad. Esta línea de pensamiento le llevó a consultar el fondo bibliográfico de una sede que, por su prestigio, sería aceptada por todos: la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos (1).
El intenso trabajo que realizó se desarrolló en un clima de expectación. Para que se tenga una idea de la dimensión que tuvo aquella empresa baste decir que fue necesario realizar un análisis computarizado de los dieciocho millones de libros que constituían, para entonces, el vasto universo literario disponible allí. Concluido aquel arduo trabajo la magna investigación arrojó un resultado sorprendente: Jesucristo se levantaba como el personaje más célebre de la historia; 17.239 libros estaban escritos acerca de él. A una distancia inmensa le seguía William Shakespeare, alejado hasta casi la mitad de aquella impresionante cifra, con 9801. Más lejos aún, Lenin, con 4.492; Lincoln, con 4.378 y Napoleón I, con 4.007, completarían los puestos tercero al quinto. (2).
Se trataba de una investigación sobria y desapasionada. No existía un terreno predisponente para tal conclusión. Los lectores de ese importante periódico estaban generalmente en la izquierda del espectro político británico (3). El propio Martin Kettle era hijo de dos importantes activistas comunistas (4). Jesús, la persona más célebre de la historia, fue una sorprendente conclusión.
Perdura como la celebridad mayor de todos los tiempos un hombre que apenas viajó. No escribió siquiera un libro, ni tuvo propiedades; al morir solo dejó la túnica sin costuras que vestía. Vivió los días de la era predigital en los que no tuvo las ventajas intrusivas de la tecnología. La influencia directa de su vida singular la ejerció en el reducido marco de tres años. Si algo no tuvo fue el favor de los poderosos. Sus pocos amigos le desampararon en la hora suprema de la prueba. Murió crucificado entre malhechores.
El mundo haría adicionalmente todo lo posible para borrar su nombre. Trescientos años de cruenta persecución romana, a los que se sumaron, en el tiempo, la ofensiva del racionalismo, y las fuerzas combinadas del darwinismo y el comunismo, todo esto hizo de Jesús un candidato idóneo para perecer sumergido en los gélidos mares del olvido.
Eran los finales de la década de 1960; apenas había aprendido a leer, cuando entre las páginas empolvadas del viejo diccionario de la casa, una de las llamadas ediciones revolucionarias, leí en el artículo correspondiente a Jesucristo: “Profeta cuya existencia no ha sido probada”. ¿Cómo alguien tan poco favorecido por la fría indiferencia de los hombres se levantó en los tiempos como la celebridad mayor?
A dos mil años de aquellos días Jesucristo camina por encima de todos los que han determinado un antes y un después, sea en la ciencia, sea en la filosofía, la música, el arte o la guerra. Sócrates partió en dos la filosofía: los hombres hablan de filosofía presocrática y filosofía postsocrática. Pasteur, con la teoría microbiana de la enfermedad partió en dos la medicina: antes de Pasteur, y después de Pasteur. Freud, con la novedosa proyección del psicoanálisis y el descubrimiento del mundo interior, partió en dos la psiquiatría, ésta sería antes de Freud y después de Freud. Einstein, con la curvatura espacio-tiempo partió en dos la física: antes de Einstein y después de Einstein. Jesús partió en dos toda la historia: antes de Jesucristo y después de Jesucristo. Él determina nuestra era. Su nombre se levanta incomparable, relegando en la dirección de una grieta sombría, a los nombres de los más encumbrados estadistas, científicos, aventureros, navegantes y artistas.
Todo lo que de bueno vino después: hospitales, escuelas públicas, universidades, todo encuentra convergencia retroactiva en él. Instituciones tan importantes como Cambridge, Oxford y Harvard, fueron inspiradas en su mensaje (5). La influencia de Cristo puso fin al sangriento circo romano, dio un golpe demoledor a la esclavitud, dignificó a la mujer y atrajo la atención de los huérfanos y desamparados. El mundo nunca volvió a ser el mismo tras Su paso por él.
El célebre historiador norteamericano Jaroslav Jan Pelikan (1923-2006), profesor emérito de la Universidad de Yale, prominente estudioso de las historias del cristianismo y la edad media, escribió: “Jesús de Nazaret ha sido la figura dominante en la historia de la cultura occidental desde hace casi veinte siglos” (6) (7).
Es el eje mismo de todos los acontecimientos humanos; cuanto ha sucedido gira en torno a Él. Los angloparlantes, en un conocido juego de palabras, gustan decir: “History is his story”, porque en verdad la historia es Su historia. De aquel reducido número de doce discípulos que se sentaban alrededor de Él, su Obra ha crecido sostenidamente hasta alcanzar hoy a dos mil millones de seguidores, la tercera parte de la humanidad, que le confiesa como salvador personal. El magnum opus que nos trajo la historia de su vida, la Biblia, es el libro más leído, traducido y amado de todos los tiempos.
Más allá de todo lo que se pueda decir, Jesús resalta en los tiempos como la única esperanza de salvación y vida eterna. La Biblia le llama:

“…el más hermoso de los hijos de los hombres...” (Sal. 45: 2a),
“…el camino, y la verdad, y la vida…” (Jn. 14:6b);
“…la luz del mundo…” (Jn. 8:12b);
“…la resurrección y la vida…” (Jn. 11:25b);
“…el hijo del hombre…” (Jn. 5:27b);
“…el hijo de Dios…” (Lu. 1:35d);
“…el alfa y la omega, principio y el fín…” (Ap. 1: 8a);
“…Rey de reyes y Señor de señores…” (Ap. 19:16b);
“…salvador…” (Lu. 2:11b).

El mundo de las artes, el deporte y la ciencia, podrá traer nuevos nombres a la atención de la gente; el elitismo humano encumbrará nuevas figuras; la gente disputará premios; se seguirá hablando de Oscar, Grammy y Emmy; suntuosas academias se desbordarán con nacientes representaciones que, como estrellas, rutilarán en las galerías de la fama, pero hagan lo que hagan, y logren lo que logren, perdurará para siempre la persona de Jesucristo como la celebridad mayor, y la influencia más noble que haya tenido la humanidad en todos los tiempos. Es el hombre más grande que ha existido. Es el Salvador, el Rey y el Señor de la historia.

_________________________

(1) La Biblioteca del Congreso es una fuente de recursos incomparable. Su vasta colección abarca más de 164 millones de artículos que incluyen una cifra superior a 38 millones de libros y materiales impresos en 470 idiomas; a lo que se agregan más de 70 millones de manuscritos; la más grande colección de libros poco conocidos en América del Norte; y la más grande colección de materiales legales, películas, mapas, partituras musicales y grabaciones sonoras. (Library of Congress. Información general. https://www.loc.gov/about/informacion-general/ Accedido el 6 de noviembre de 2018, 7:44 PM)
(2) Martin Kettle. “When fame is an open book”. The Guardian. Publicado el lunes 13 de septiembre de 1999. Puede consultarse en: https://www.theguardian.com/world/1999/sep/14/martinkettle Accedido el 6 de noviembre de 2018, 7:00 PM.
(3) Artículo: “The Guardian”. https://es.wikipedia.org/wiki/The_Guardian Accedido el 6 de noviembre de 2018, 8:42 PM.
(4) Artículo: “Martin Kettle”. https://en.wikipedia.org/wiki/Martin_Kettle Accedido el 6 de noviembre de 2018, 8:48 PM.
(5) Sergio Rodríguez Varela. “Cristo y su influencia en la historia de la humanidad”. El Centro. http://www.diarioelcentro.cl/opinion/cristo-y-su-influencia-en-la-historia-de-la-humanidad Accedido el 6 de noviembre de 2018, 9:36 PM.
(6) S.a. “Seis imborrables huellas de Jesús en la historia”. Protestante digital.com. http://protestantedigital.com/cultura/27861/Seis_imborrables_huellas_de_Jesus_en_la_historia Accedido el 6 de noviembre de 2018, 9:44 PM.
(7) Artículo: “Jaroslav Pelikan”. https://es.wikipedia.org/wiki/Jaroslav_Pelikan Accedido el 6 de noviembre de 2018, 10:04 PM.

miércoles, 31 de octubre de 2018

Mi pobre ciudad


Aquella plomiza tarde de otoño dejé correr en mi laptop escenas fílmicas de La Habana, tomadas por una cámara curiosa hace 90 años. Sentado al pie de un árbol deshojado vi al pueblo bullicioso andando por sus calles de aceras estrechas, hace casi un siglo…; los mismos puertos, las mismas fortalezas, los mismos monumentos, teatros, iglesias y palacios.
Desde la lejanía del destierro que me impusieron, terminé pensando: “Dios mío…, que poco ha cambiado. Es una ciudad congelada en el tiempo. Produce una extraña mezcla de nostalgia y pena. Por los parterres de ese vetusto Capitolio correteaba de niño, hace medio siglo”.

miércoles, 17 de octubre de 2018

Rolando Rivero Reyes. Hasta la vista, querido amigo

Rev. Rolando Rivero,
con el pequeño
Obed. Templo de Lawton,
Ciudad Habana
La organización nacional de las Asambleas de Dios de Cuba despide con pesar, en su tránsito hacia la eternidad, al Rev. Rolando Rivero Reyes, uno de sus más esforzados ministros. Vino a este mundo el 27 de julio de 1925, en la Ciudad de Camagüey. Conoció al Señor en 1951, en el contexto de las campañas evangélicas que realizó en Cuba T. L. Osborn, en esa misma ciudad. Tres años después, en 1954, mientras se encontraba intercediendo, junto a los miembros de la Iglesia en que se congregaba, por sus pastores, Ezequiel Álvarez y esposa, penosamente accidentados, recibe de Dios el llamamiento a pastorear. Había sido un miembro laico muy activo, capellán en las cárceles, y con gran responsabilidad estaba atendiendo campos (1).
Pastoreó en la localidad de “El Paraíso” en Camagüey, y en la misma provincia, junto al inolvidable evangelista José Trenhs, abrió la Obra de las Asambleas de Dios en Guáimaro (2).
El 22 de noviembre de 1956, mientras se encontraba pintando las paredes de la casa de su pastor, el Rev. Pedro Torres (3), en la Ciudad de Camagüey, sintió profundamente la voz de Dios que le ordenaba ir a las tierras del Central Francisco, hoy Amancio Rodríguez, a predicar el evangelio. Años después contaría: “Fue tan fuerte el llamado dentro de mí que dejé inmediatamente la brocha que tenía en la mano; busqué al pastor Torres y le conté acerca de aquella fuerte experiencia que acababa de tener, poniendo a su consideración mi resolución de partir de inmediato para allá. El pastor Pedro Torres, gran hombre de Dios, me entregó $5.00, y me envió a predicar” (4).
Obediente a aquella voz que le habló tan profundo, llegó el pastor Rolando Rivero al Central Francisco, y evangelizó todas sus tierras. Para entonces aquellos remotos parajes pertenecían a Camagüey. Nos cuenta el pastor Benjamín de Quesada Tamayo:

Estaba muy enfermo mi papá en una de las tantas recaídas que hacía, cuando llega a la casa el barbero de la familia; se llamaba Toñico. Éste le contó que en casa de su suegro estaban unos religiosos que oraban por las personas y éstas se sanaban. Este ‘religioso’ era un joven pastor; se llamaba Rolando Rivero Reyes y estaba evangelizando por todo aquel lugar. Mi padre, cansado de experimentar posibles soluciones, le replica a Toñico diciéndole que eso es mentira. Éste le ensilló un caballo, le extendió las riendas y le invitó, diciéndole: “Con probar no pierdes nada”. Mi padre terminó por ceder a aquella insistencia y fue… Regresó sano y convertido a Jesucristo para toda la vida. Nunca más le oí quejarse en los siguientes 47 años que vivió. El pensamiento de la muerte desapareció de sus labios. Vivió 87 años y murió en buena vejez sin padecer de nada (5).

Así entró el evangelio en aquel hogar, con el mensaje humilde y la oración ferviente de Rolando Rivero. Fue el instrumento bendito de Dios para traer luz y salvación a aquel remoto paraje.
En todo el territorio del Central Francisco abrió el pastor Rivero catorce puntos de predicación, y edificó un templo sencillo en La Fe (6). Era un hombre de trabajo, el llamado misionero de Dios le sorprendió con una brocha de pintura en la mano; su paso, sin embargo, por aquel lugar transformó para siempre la vida de decenas y decenas de campesinos y trabajadores que escucharon por primera vez el mensaje de Jesucristo y el llamado a vida eterna. Muchos fueron sanados y bautizados por el Espíritu Santo. El evangelio llenó todo aquel olvidado lugar llegando hasta La Faldilguera, donde estaba el centro espiritista de los Montes de Oca, disuelto ahora por el poder de Dios; solo quedó la historia (7).
Se convirtieron los miembros de la familia de Izquierdo, de Emelina, de Tino, se convirtieron los Fuentes, se convirtieron los de Quesada (8).
Se convirtió Benjamín…
Tuvo Rolando Rivero una impresionante vida ministerial al lado de su esposa. Fue pastor en Niquero, abrió una Obra en Manzanillo, pastoreó en Cañada de Yarey (Las Tunas), Lawton (Ciudad Habana), Cienfuegos, Santa Lucía (Camagüey) y San Francisco de Paula (La Habana). Prefirió sobre todas las cosas la sencilla predicación del evangelio y la fundación de misiones; rehusó por años las posiciones de liderazgo para las que fue propuesto. Al lado de su esposa, Hermida Figueredo Pi, completó cincuenta y ocho años de ministerio (9), tras lo cual se convirtió en un importante cronista de la Organización.
Partió para estar con el Señor el 25 de septiembre de 2018. Se honró su memoria en sentida ceremonia de despedida al día siguiente, en que se le dio respetuosa sepultura.
Todos los que le conocieron vieron en él a un hombre de oración. Tenía un fino discernimiento del Espíritu, del cual me beneficié más de una vez. A la par de todo esto será recordado por su andar desenfadado, buen humor, y gran hospitalidad. En pocos lugares disfruté tanto un almuerzo como allí, con él.
Hasta la vista, querido amigo. Gracias por tan hermoso legado. Descansa para siempre en el regazo de tu Señor.


______________________

(1) Rolando Rivero Reyes, entrevistado por O. Ríos. Templo “Palabras de Vida” en Santa Amalia, 16 de marzo de 2009, 10:00 A.M – 2:00 P.M. Usada con permiso.
(2) Ibíd.
(3) Pedro Torres nació en 1917 en los Estados Unidos. Sus padres eran mejicanos. Junto a su esposa Piedad Torres permaneció como misionero en Cuba durante 14 años. Llegó en 1945, colaboró en la Iglesia de Camagüey y de Florida; pastoreó otras iglesias como Santiago de Cuba, Cienfuegos y Santa Clara. Ocupó la Superintendencia de nuestra Obra entre 1954-1956. Entre las obras dejadas por él está el hermoso Templo que edificara en Camagüey –hoy casa pastoral– inaugurado el 8 de noviembre de 1949. Dejó la isla en julio de 1959. (Rolando Rivero Reyes, entrevistado por O. Ríos. Templo “Palabras de Vida” en Santa Amalia, 16 de marzo de 2009, 10:00 A.M – 2:00 P.M. Usada con permiso.)
(4) Ibíd.
(5) Benjamín de Quesada Tamayo, Biografía, enviado desde Camagüey, 24 de septiembre de 2012, 8:00 PM. Documento. Usado con permiso.
(6) Rolando Rivero Reyes, entrevistado por O. Ríos. Templo “Palabras de Vida” en Santa Amalia, 16 de marzo de 2009, 10:00 A.M – 2:00 P.M. Usada con permiso.)
(7) O. Ríos. Memorias del pastor Benjamín de Quesada. La Habana: Editorial Calitad, 2013, p. 31.
(8) Ibíd.
(9) Rolando Rivero Reyes, entrevistado por O. Ríos. Templo “Palabras de Vida” en Santa Amalia, 16 de marzo de 2009, 10:00 A.M – 2:00 P.M. Usada con permiso.)





jueves, 11 de octubre de 2018

Memorias del pastor Benjamín de Quesada

¿Conoce algo acerca del crecimiento explosivo que tuvo la obra evangélica en Cuba durante la década del 90? La presente publicación le guiará en tan apasionante capítulo de la Iglesia cubana a través de la vida del pastor Benjamín de Quesada Tamayo. Su nombre está vinculado a un cambio en la configuración de la eclesiología en el centro-oriente de Cuba. Nos deja una obra y un ejemplo, elocuentes testimonios de su trabajo. La historia mira con curiosidad sus logros, y el peso de sus contribuciones. Se entrega al lector este libro, fruto de más de quinientas horas de cuidadosa revisión histórica acerca de la vida de este gigante de la fe. Es nuestra oración que, al término de su lectura, pueda el estudioso sentirse motivado a seguir sus pasos. A Dios sea toda la gloria.



Formato en tapa blanda (libro en físico):


Formato electrónico:


miércoles, 3 de octubre de 2018

Tus primeros sermones


Muchas veces te habrás preguntado ¿cómo preparar un bosquejo sencillo y efectivo para un sermón? Tal vez pienses: “tengo llamamiento, quiero predicar, pero ¿cómo hacerlo? En un lenguaje sencillo te ofrecemos las más sorprendentes y valiosas herramientas que te ayudarán a conseguirlo. Con este pequeño manual de homilética perderás todo temor e inseguridad, y podrás elaborar tus primeros sermones. Serán preciosos si usas lo que te enseñamos aquí. El lenguaje con que ha sido preparada esta publicación la coloca al alcance de todos los niveles y edades; basta con anhelar servir a Dios, y desear trazar bien Su Palabra de verdad.

Entradas

ENTRADA DESTACADA

Historia de las Asambleas de Dios en Cuba. Tomo II

La más importante publicación histórica de todos los tiempos de las Asambleas de Dios de Cuba acaba de ver la luz. Se trata del tomo II...