Translate

lunes, 18 de junio de 2018

El valor de la historia

XI Convención Anual de las Asambleas de Dios en Cuba, enero de 1950, 
San Antonio de los Baños, La Habana (actual Mayabeque). 
Imagen de una gran importancia histórica por estar presentes en ella 
un gran número de los misioneros, el liderazgo y los principales pastores. 
Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.


La historia de la Iglesia tiene un doble valor: por un lado es inspiradora, por otro le da gloria a Dios. Muchos creen que se escribe en función de vanaglorias personales. Cada uno sabrá qué uso darle a los registros que enumeran las hazañas de Dios en medio de su pueblo. Éste es tan importante que Israel contemplaba sus crónicas desde el Libro de las Batallas de Jehová (Nm. 21:14).
El cielo tiene un libro, y las acciones de cada uno de nosotros están allí registradas (Ap. 20:12).
La salvación es historia. El énfasis actual no es dispensacional. La mayoría, hoy día, habla de la historia de la salvación.
El registro cuidadoso de nuestra historia es importante porque inspira y desafía cuando se considera y advierte el precio que se ha pagado para llegar hasta aquí, precio de abnegación y sufrida consagración. Se han vivido momentos muy difíciles en que solo la gracia de Dios ha sido la garantía de nuestra supervivencia. Los ministros y miembros actuales desconocen, hasta en el más mínimo detalle, muchas de estas cosas. Con ellos tenemos un compromiso, y es el de entregarles la historia contada, las más de las veces, por aquellos que la vivieron. Al seguir esta estrategia se está luchando todo lo posible para evitar que la historia sea contada en el futuro por voces no autorizadas, personas que no conocieron de cerca los tropiezos y el esfuerzo que todos, unidos, debimos realizar por el testimonio del evangelio y la continuidad del trabajo histórico de las Asambleas de Dios en el país en que el Señor nos hizo nacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas