Translate

miércoles, 18 de julio de 2018

II. Historia de las Asambleas de Dios de Cuba


Rev. Hugh Preston Jeter (1911-2004)
Uno de los más insignes Superintendentes Nacionales
de las Asambleas de Dios de Cuba. En la gracia de Dios
tuvo el liderazgo de la Obra nacional desde 1941 hasta 1952.
Bajo su dirección la Organización fue, de una de las peores
crisis de su historia, en 1941, hasta el avivamiento
más grande del movimiento pentecostal cubano, 1952. 


NACE EL INSTITUTO BÍBLICO PENTECOSTAL DE LAS ASAMBLEAS DE DIOS. 1939

Desde el mismo año de su llegada, en 1936, los Perrault proyectaron entre sus visiones la fundación de un Instituto Bíblico, con el obvio propósito de preparar obreros autóctonos. Es así que inician una Escuela Bíblica en Carlos III No. 907.
Infieren los estudiosos del tema que Enrique Rodríguez López debió estar en estos círculos de preparación, razón de la que se puede desprender la encomienda que le hicieran más tarde acerca del pastorado de la Iglesia de La Habana.
Para mayo de 1939, la visión de un Instituto Bíblico para las Asambleas de Dios había cuajado en el corazón de Perrault.[1]

Los recuerdos de Eolayo Caballero

De boca del propio Eolayo Caballero pueden conocerse los detalles iniciales de la fundación del Instituto Bíblico Pentecostal de la Iglesia Evangélica Pentecostal (Asambleas de Dios). Éste cuenta en su autobiografía: “Ya en el mes de mayo de 1939, siendo el Hno. Enrique Rodríguez el pastor de la iglesia a la que pertenecía, (Carlos III No. 907, esquina a Infanta) llegó un telegrama del Hno. Perrault desde Santiago de Cuba, en el cual le pedía que me enviara a su casa en Santiago de Cuba”.[2] Testificaría en la historia, innumerables veces, el Rev. Eolayo Caballero, acerca del esfuerzo de amor de su pastor, Enrique Rodríguez López, para respaldarle y hacerle llegar. Bajo su dirección la Iglesia le levantó una ofrenda de $3.60. Es asombroso saber que en aquel tiempo el pasaje Habana-Santiago costaba $3.00, y un almuerzo, centavos.
Un claustro de profesores dedicados a la singular cifra de un alumno. Demoraría mucho tiempo el Instituto Bíblico Pentecostal en ver pletóricas sus aulas. Estaba siendo echada la piedra fundacional. Diría E. Caballero: “Así fue como comencé mis estudios para el ministerio, dos maestras que me daban clases y el Hno. Perrault que también era mi maestro”.[3]

Resumen de las ubicaciones del Instituto Bíblico Pentecostal

El Instituto Bíblico Pentecostal (IBP) de las Asambleas de Dios estuvo cargado de dinamismo en lo que a su ubicación se refiere. Si entendemos como el inicio del IBP la ubicación en Santiago de Cuba de aquel alumno primigenio que fue Eolayo Caballero, deberá resumirse así:

1.     Santiago de Cuba.[4]
Mayo a septiembre de 1939.[5]
Eolayo Caballero es primer y único alumno.[6]
Profesores: Lawrence Perrault y Amy Ausherman.[7]

2.     Calle Porvenir. Reparto Lawton. Actual municipio 10 de octubre, La Habana.[8]
Septiembre de 1939 a ¿diciembre de 1939? [9] , [10], [11], [12]
Hay otros estudiantes.[13]

3.     Calle O’Farrill. Reparto La Víbora. Actual Municipio de 10 de octubre, La Habana.[14], [15]
Desde ¿enero de 1940? hasta diciembre de 1940.[16]
Profesores: Resaltan Francisco Rodríguez, May Kelty y Roberto Reyes.[17]
Estudiantes: Resaltan entre ellos Eolayo Caballero y Miguel Matute.[18]
Primera Convención Nacional de las Asambleas de Dios en Cuba.[19]

4.     Finca “Villa Rosa”. (También llamada Villa Carmen[20] o La Finca del Señor.[21]) Reparto San Pedro, situada entre San Francisco de Paula y El Cotorro, La Habana. [22], [23] (Actualmente pertenece a El Cotorro.)
Enero de 1941 a 1947. [24], [25], [26]
Diez alumnos: Eolayo Caballero, Ángel Roca, Ada Arzuaga, Marta, Miguel Matute, Roberto Geli  y su esposa Florquidea, Pedro Carbonell y su esposa Herminia Cartaya, Luis Martínez.[27]
Profesores: Se incorporan al claustro Ramón L. Nieves, Louie Stokes e Hilda Reffke.[28] Continúan Hilda Reffke, Francisco Rodríguez, May Kelty, Ramón L. Nieves, L. Perrault y Jessie de Perrault.[29]

5.     Finca “La Perla”, a dos kilómetros de Manacas. Municipio Santo Domingo, Provincia Las Villas, actual Villa Clara. [30], [31], [32]
20 de octubre de 1947 a marzo de 1963. [33], [34], [35]

Se acepta la existencia de posibles lagunas históricas. La investigación respecto a los detalles de las ubicaciones de algunos de estos puntos, está abierta.

I CONVENCIÓN NACIONAL. 1940

Todavía los esfuerzos de reconstrucción histórica acerca de la ubicación exacta del Instituto Bíblico Pentecostal en la calle O’Farrill, en La Habana, no han dado el fruto deseado. Era la sede del Instituto Bíblico Pentecostal y allí se realizó la Primera Convención de las Asambleas de Dios en Cuba, se calcula que en el mes de enero de 1940. Las memorias de Eolayo Caballero González permiten saber: “Pasamos allí [en Santiago de Cuba] cuatro meses y medio, ya que el Hno. Perrault decidió trasladar el Instituto para la calle Porvenir, en Lawton, La Habana, en el mes de septiembre de 1939”.[36] Miguel Matute, respaldando y ampliando estas memorias, recordaría años después: “…De allí nos mudamos a la calle O’Farrill en La Víbora. Allí se celebró la primera Convención Nacional de las Asambleas de Dios en Cuba. También fue allí donde llegaron como profesores los hermanos Francisco Rodríguez, May Kelty y el hermano Roberto Reyes”.[37]

LA ANTORCHA PENTECOSTAL SE ENCIENDE POR PRIMERA VEZ. 1940.

El lunes 1 de abril de 1940 se publica por primera vez la revista La Antorcha Pentecostal. El 27 de julio de 1940, ya se anunciaba la impresión de su tercera edición. Ésta había sido lanzada con el objetivo de dar unicidad a la Obra en todo el país. La Antorcha estaba dirigida a ser un potente medio “para alcanzar a las personas de todos los credos, y a los incrédulos en todas partes”.[38] El 16 de agosto del mismo año el Dr. Francisco Sardá, Subsecretario de Comunicaciones de la República de Cuba, informó a Lawrence Perrault, en documento oficial, conservado por los Archivos de Historia de la Organización, acerca del acogimiento de La Antorcha Pentecostal a la franquicia postal nacional.[39]

SURGE LA IGLESIA EVANGÉLICA PENTECOSTAL (ASAMBLEAS DE DIOS)

El martes 30 de julio de 1940 William Lawrence (Lorenzo) Perrault, en su carácter de Superintendente, inscribe la obra pentecostal cubana en el Registro de Asociaciones.[40] La intención inicial era usar el nombre internacional de la Organización: Asambleas de Dios, estructurada ya en 1914 en Hot Spring, Arkansas, Estados Unidos, pero el uso de este nombre no fue posible para Cuba. Hugh P. Jeter nos lega el conocimiento del camino que se siguió: “En Cuba no se podía usar el nombre “Asambleas de Dios” como título legal. Se había solicitado el uso del nombre, pero fue negado. De modo que para obtener la personalidad jurídica necesaria, fue incorporado como “Iglesia Evangélica Pentecostal”, el nombre que lleva la obra hasta la fecha”.[41]
En 1944 se haría una ampliación en el nombre de Iglesia Evangélica Pentecostal a Iglesia Evangélica Pentecostal en Cuba.[42] La transición de Iglesia Evangélica Pentecostal en Cuba (Asambleas de Dios) al actual Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios) demoraría más de treinta años.[43]
Tradicionalmente al nombre de la Organización se ha estado agregando, a partir de 1940, el paréntesis final de ‘Asambleas de Dios’ con el propósito de hacer saber la identidad internacional de la denominación.

Llegan a Cuba los Stokes e Hilda Reffke

El 23 de agosto de 1940 el Departamento de Misiones Foráneas de las Asambleas de Dios en Springfield, Missouri, aprueba el nombramiento del matrimonio Stokes para la obra misionera en Cuba. En breve partirían rumbo a la isla.[44]
El matrimonio Stokes enseñó en el Instituto Bíblico Pentecostal de las Asambleas de Dios en Cuba durante dos años; posteriormente se trasladaron a la parte central de la isla, donde fundaron congregaciones en Cienfuegos.
Hilda Ella Reffke nació el 15 de julio de 1915, en Appleton, Wisconsin, EUA. Se graduó en el Instituto Bíblico Central de los Estados Unidos, en 1940. Recibió su nombramiento como misionera en 1942, cuando llevaba ya dos años de servicio activo en Cuba.[45] El 17 de julio de 1954 se unió en matrimonio a Andrés Román y juntos pastorearían en Cuba. Fue ordenada por el Wisconsin Northern Michigan District en 1956.[46]
El matrimonio Román se sintió forzado a abandonar Cuba en 1962, recibiendo nombramiento de la Home Missions para el trabajo entre hispanoparlantes en Miami.[47] H. Reffke partió con el Señor el 4 de abril de 1965, mientras se encontraba desarrollando un ministerio de enseñanza en Miami.[48]

LA TRISTE HISTORIA DE LA PRIMERA DIVISIÓN

Finalizaba 1940 y su otoño traería una doble sombra, la del triste gris de que se tiñen los cielos, como si de la tierra se hubiese olvidado el sol, y la plomiza separación de hermanos y congregaciones valiosas en uno de los momentos en que más se necesitaba la unidad.
Roberto Reyes ya había regresado de estudiar en el Instituto Bíblico Pentecostal de Texas, donde por recomendación de las misioneras norteamericanas en Cuba, May Kelty y Anna Sanders, había sido admitido. Había comenzado a trabajar en Cuba. Hizo un pastorado exitoso en la Iglesia de El Moro y ahora era pastor de la floreciente Iglesia de Regla, abierta por Francisco “Panchito” Rodríguez Agosto. Todo marchaba bien y es difícil ser históricamente preciso respecto a describir lo que pasó. Todo lo que se puede decir con exactitud es que Francisco Rodríguez decidió la separación. Llevó consigo tres de las obras más grandes: Párraga, Lawton y Regla, ésta última con su pastor, Roberto Reyes. En 1941 las Asambleas de Dios se vieron peligrosamente reducidas a siete congregaciones. Era posible contar solo doscientos feligreses en todo el país.[49] Esta crisis tuvo que sufrirla, en carácter de Superintendente, el heroico y esforzado William Lawrence (Lorenzo) Perrault.[50]
En fecha posterior a 1940 Francisco Rodríguez Agosto funda la Primera Iglesia Pentecostal la cual, sufriendo la fragilidad en que el aislamiento autoimpuesto la sumió, decidió aliarse a la Iglesia Cuadrangular, con sede en Los Ángeles, California. Cuando Francisco Rodríguez siente que ya está fortalecido como Organización decide la separación de la Iglesia Cuadrangular fungiendo solo ésta como Primera Iglesia Pentecostal de Cuba, pero en el proceso de separación de la Iglesia Cuadrangular, Rodríguez pierde la propiedad del Templo de Párraga, aquel que con tanto sacrificio de los hermanos, al costo de viajes y más viajes a Estados Unidos y con el apoyo de las Asambleas de Dios de los Estados Unidos, se construyera. Según el testimonio de Rafaela Inche, Francisco Rodríguez le vende el Templo de Párraga a la Iglesia Cuadrangular “…con congregación y todo”.[51] Rebeca Sánchez, afirma que el templo de Párraga quedó en manos de la Iglesia Cuadrangular y luego fue demolido, quedando un solar yermo propiedad, todavía, de aquel Concilio. Al ceder el templo de Párraga, Rodríguez tuvo que edificar otro templo.[52]

II CONVENCIÓN ANUAL. 1940

 En la memoria de Miguel Matute

1940 había sido un año de grandes triunfos y de difíciles pruebas. Se han dado pasos de avance decisivos para el resto de la historia de la Organización y han tenido lugar, desde las tinieblas, reacciones tendientes a detener algunos de ellos. Es en este contexto que tiene lugar la II Convención Anual de las Asambleas de Dios, celebrada en diciembre de 1940, en la Finca “Villa Carmen” de San Francisco de Paula. De los momentos de gloria que allí se vivieron, solo nos han quedado las memorias de Miguel Matute: “En el mes de diciembre de 1940 se celebró la segunda convención nacional en el mismo plantel del Instituto. En los primeros días del mes empezaron a llegar los obreros del interior y se suspendieron las clases y se proclamó que habría ayuno y oración. El día trece de este mes todos fuimos tocados por el Espíritu Santo. Hubo confesiones y se sintió un cambio en nuestro medio. Se derramó el poder de Dios y nueve fueron bautizados en el Espíritu Santo. Entre ellos estaba yo”.[53]

AQUEL GIGANTE QUE SE LLAMÓ LORENZO PERRAULT

Lawrence (Lorenzo) Perrault lideró las Asambleas de Dios en Cuba desde 1936 hasta 1941. El registro histórico oficial contempla el estado de salud de su esposa Jessie como la razón por la cual terminan y se van.[54] Sin embargo, el historiador oficial de las Asambleas de Dios de Cuba, Rev. Octavio Ríos Verdecia, ve el momento de la división en la Obra muy próximo a la partida de este insigne hombre de Dios. Al respecto escribe:
Aquel golpe demoledor está muy cercano a aquel adiós… Tal vez su heroico corazón no pudo más... Ha luchado con todas sus fuerzas para levantar el evangelio pentecostal en un país extraño, lleno de latinos frívolos e irresponsables. Los dos supervisores anteriores que fueron enviados, apenas pudieron resistir unos meses en este duro lugar. Perrault choca de bruces con una mola inamovible y en ella levanta una Obra en la misma capital que dará al traste con el origen de la Iglesia Madre de las Asambleas de Dios en Cuba. Lleva el evangelio al oriente insular y funda aquella que llegaría a ser la más pentecostal de todas las congregaciones: Palma Soriano. Funda el Instituto Bíblico Pentecostal; discipula y forma en él a quien sería el más ilustre Superintendente General de toda la historia de las Asambleas de Dios en Cuba: Eolayo Caballero. Funda La Antorcha Pentecostal, levanta el ministerio de la radio. Muchos le consideran, finalmente, el padre de la capellanía cubana por sus trabajos en el Presidio Modelo.[55]
Cualquiera de estas acciones aisladas le colocaría definitivamente en un lugar cimero de la historia. Todas ellas juntas evocan la incomparable proeza de un gigante. La historia de Cuba ya no será igual después del paso por ella de William Lawrence Perrault.[56]

EINAR PETERSON LLEGA A CUBA


El matrimonio de Einar y Rachel Peterson con sus hijos, Lois Adele y Paul Byron, llegan a Cuba el 30 de agosto de 1941.[57] Traían experiencias de algunos años de servicios en la frontera mexicana, lo que les facilitó el dominio de la lengua hispana. Habían enseñado por cuatro años en el Instituto Bíblico Latinoamericano en Saspamco, Texas. [58],  [59], [60], [61], [62]
Por encargo de Lawrence Perrault atienden de inmediato, pastoralmente, la congregación de Palma Soriano en el Oriente cubano –esq. Salvador Cisneros con Calixto García–, en tanto Gabriel Carides regresa a La Habana y pastorea la congregación de las Asambleas de Dios en El Diezmero.[63]
En la última Escuela Dominical de diciembre de 1941 —28 de diciembre—, la congregación de Palma Soriano a cuyo frente está Einar Peterson ha tenido una asistencia de doscientas catorce personas. Los Peterson han rendido una formidable faena, y ministran todos los días.[64]
Ese mismo año 1941, Raquel Peterson comienza a trabajar para agrupar organizacionalmente a las damas de las Asambleas de Dios y Luisa Jeter de Walker afirma que fundó, en Palma Soriano, el primer Concilio Ministerio Femenil (C.M.F.). Esta organización no estaba respaldada por un acuerdo de la Convención Nacional, de modo que tenía un carácter no oficial y un enfoque experimental. Se destacaron en este esfuerzo organizativo primeramente Hilda Reffke y, posteriormente en el tiempo, Haydeé de Álvarez.[65] En 1944 el C.M.F estaba activo en la mayoría de las Iglesias de las Asambleas de Dios.[66]
La organización nacional de las damas, para las Asambleas de Dios en Cuba, se estructuró y aprobó convencionalmente, bajo el nombre de Concilio Misionero Femenil (C.M.F.), en la Séptima Convención Anual de la Iglesia Evangélica Pentecostal en Cuba (Asambleas de Dios), celebrada en Cienfuegos, Las Villas, entre los días 14 y 18 de enero de 1946. La dama electa para el cargo de Presidenta Nacional del Concilio Misionero Femenil fue Lillian Stokes.[67] Resultaba ser así la primera cristiana elegida por una convención nacional para el cargo de Presidenta de los C.M.F. 

HUGH PRESTON JETER. SUPERINTENDENTE

Cuba enfrentaba dificultades. El regreso de W. Lawrence Perrault a los Estados Unidos, creó un vacío en la dirección nacional de las Asambleas de Dios en la isla. Noel Perkin trata el tema con Hugh P. Jeter, para entonces asignado como misionero a Perú. Por dos meses, en 1941, éste recorre la isla con cultos especiales y con relación a estas experiencias, escribe: “Después de visitar todas las Asambleas de Dios en Cuba, no vemos motivo para desanimarnos. La perspectiva para la Obra es buena, y la gente responde al evangelio”. En diciembre de 1941 regresa a la isla, acompañado de su esposa, Gertrude de Jeter, con el propósito de realizar un trabajo duradero.[68] Fungió como Superintendente General de las Asambleas de Dios de Cuba entre los años 1941 y 1952. Nació el 5 de abril de 1911, en Oklahoma City, Oklahoma, Estados Unidos. Conoció al Señor a la temprana edad de ocho años.[69] Sus padres fueron el pastor John E. Jeter y Callie A. King Jeter. Creció por ende en un hogar piadoso y entre la alegría de sus seis hermanos. Conoció a Gertrude Elizabeth Dudte, de Newton, Kansas.[70]  Ésta había nacido el 22 de noviembre de 1911[71] y graduó en el Instituto Bíblico del Suroeste en 1936.[72], [73] El lunes 1 de septiembre de 1941, Hugh Preston Jeter y Gertrude Elizabeth Dudte se unieron en feliz matrimonio.[74] Llegan a Cuba, para ocuparse de la Obra Nacional el 16 de diciembre de 1941. [75], [76], [77], [78]
Nacerían sus hijos en plena labor misionera: Stanley Preston, el 10 de noviembre de 1942; Robert David, el 23 de agosto de 1944; Donald Hugh y Douglas Lou, el 13 de junio de 1947 y Elizabeth (Betty) Louise, el 17 de noviembre de 1952.[79] Toda su familia haría historia en la humilde nación del Caribe y en toda Latinoamérica.
Cumplidos los días de su impresionante vida, partió para estar con el Señor el 24 de mayo de 2004.[80] Su esposa Gertrude le acompañaría a la eternidad el 15 de enero de 2013. Su cuerpo descansa al lado de su esposo en Waxahachie, Texas, esperando la resurrección.[81]
                                                                                               
AVANZA LA OBRA EN LA HABANA

En enero de 1942 La Antorcha Pentecostal se hace eco del gran trabajo que están realizando Pedro Carbonell y Miguel Matute en un territorio extensísimo correspondiente a El Diezmero, San Francisco de Paula, San Pedro y finalmente Lotería en La Habana. Amy Ausherman, Panchita Rodríguez, Dolores Redman e Hilda Reffke están realizando cultos en diferentes ubicaciones de Bauta.[82] Enrique Rodríguez López avanza a gran paso con Escuelas Dominicales desbordantes de niños en el Templo Central de La Habana, en Maloja No. 815, esq. Plasencia, ayudado por Gabriel Carides que a la par atiende a los Embajadores de Cristo, fungiendo como Presidente Nacional.[83]
May Kelty, a expensas de ver lastimada su salud, por su incomparable faena, sigue activa. Por su parte en La Finca del Señor los Revs. Hugh Jeter, Louie Stokes y Henry Mock tienen cada domingo una Escuela Dominical y se esfuerzan en levantar cultos especiales.[84]

III CONVENCIÓN ANUAL. 1942

Entre el martes 27 y el viernes 30 de enero de 1942, en la Finca de San Pedro, en La Habana, triunfalmente, tuvo lugar la III Convención Anual de la Iglesia Evangélica Pentecostal (Asambleas de Dios). La buena asistencia y el carácter alentador de los informes allí presentados, remozaron los corazones de todos. Oriente y La Habana fueron la fuente de las más gratas noticias.[85]

Se levanta la Capilla de San José de las Lajas, la Obra en San Antonio de los Baños y en el Oriente cubano

El 19 de julio de 1942 se dedica una nueva capilla en San José de las Lajas. En el culto dedicatorio tomaron parte Francisco Rodríguez Agosto y May Kelty los cuales hicieron relatos sobre los comienzos de la Obra allí. Hugh P. Jeter, en carácter de Superintendente, trajo el mensaje en lo que fue un emotivo servicio.[86]
Mercedes Monzón, presionada por las tinieblas optó por suicidarse. Poco antes de lanzarse por la ventana, desde gran altura, en La Habana, una música le distrajo. La Iglesia se encontraba haciendo un desfile. Al bajar y mirar, no solo escuchó de cerca aquellos acordes celestiales, también escuchó el llamado a salvación y vida eterna. Jesucristo le arrebató para sí, en las puertas mismas del infierno.[87]Aquella mujer agradecida, regresó a su hogar, en San Antonio de los Baños, actual provincia de Mayabeque, y allí inició una escuela dominical en su casa. Pidió ayuda entonces a Hilda Reffke y a Dolores Redman. Ellas se trasladaron allá en 1942.[88] Es la historia de los comienzos de las Asambleas de Dios en San Antonio de los Baños.
Usando como epicentro a Palma Soriano los Peterson se extienden en derredor. Viajaron en ómnibus, usaron bicicletas y caballos y hasta que fue posible conseguir un jeep anduvieron largas distancias a pie. Solía Einar Peterson llevar un ayudante y ha quedado una fotografía que se ha vuelto una imagen clásica de la presentación misionera, en que aparece con su ayudante cubano sobre un ciclomotor.[89] En 1946 los Peterson tenían ya, levantados con un indecible sacrificio, dieciocho puntos de predicación. Se hizo notable el impacto regional de aquella obra.[90]

CONGREGACIONES DE LAS ASAMBLEAS DE DIOS EN 1942

En el mes de junio de 1942 La Antorcha Pentecostal reporta las Iglesias en existencia de las Asambleas de Dios en Cuba. Éstas son:

1.     La Habana, Maloja No. 815
2.     Bauta, Salvador Cisneros No. 262
3.     San Antonio de los Baños, Martí No. 35
4.     El Diezmero
5.     San Francisco de Paula
6.     Lotería
7.     San José de las Lajas
8.     Madruga
9.     Palma Soriano, esq. de Salvador Cisneros con Calixto García
10.  Santiago de Cuba, Calle Habana No. 205
11.  Candonga, Oriente
12.  Otras más[91]

IV CONVENCIÓN ANUAL. 1943

La IV Convención Anual de la Iglesia Evangélica Pentecostal en Cuba (Asambleas de Dios) tuvo lugar durante la última semana de enero de 1943, en la Finca del Instituto Bíblico Pentecostal en San Pedro, San Francisco de Paula, La Habana.[92] La asistencia a este evento superó en mucho a la del año anterior, con una notable representación del oriente cubano.[93]
Esta Convención dio la bienvenida al Rev. Ramón L. Nieves, recién llegado de Puerto Rico, donde recientemente había tenido lugar su correspondiente evento convencional anual. Nieves trajo palabras de saludo que animaron a todos los presentes.[94]

V CONVENCIÓN ANUAL. 1944

La V Convención Anual de la Iglesia Evangélica Pentecostal (Asambleas de Dios) fue anunciada para ser celebrada entre el lunes 24 y el viernes 28 de enero de 1944,[95] en la Finca del Instituto Bíblico Pentecostal en San Pedro, San Francisco de Paula, La Habana.[96]

Un cambio en el nombre de la Organización: Iglesia Evangélica Pentecostal en Cuba

El martes 30 de julio de 1940 William Lawrence (Lorenzo) Perrault, en su carácter de Superintendente, había inscrito la Obra pentecostal cubana en el Registro de Asociaciones[97] como “Iglesia Evangélica Pentecostal”, ante la imposibilidad de hacerlo como Asambleas de Dios.[98] Ahora, en la V Convención Anual, el Superintendente, Hugh P. Jeter anuncia: “Gracias a Dios que se pudieron terminar los trámites del cambio de nuestro nombre oficial y ahora está nuestra organización debidamente inscripta en el registro de Religiones como: Iglesia Evangélica Pentecostal en Cuba”.[99] 
En 1944 ese vino a ser el nombre oficial de la Organización.

Movimiento misionero

A mediados de 1944 debe regresar a New York por razones de enfermedad Melitón Donato. Casi simultáneamente llega a Cuba el puertorriqueño Luis M. Ortiz. Éste venía de República Dominicana y traía evaluaciones muy favorables de su trabajo allí. Había estudiado en el Instituto Bíblico Pentecostal de Puerto Rico. Las Asambleas de Dios le dieron la bienvenida al tiempo que se le fijó campo misionero en Santiago de Cuba, provincia oriental del país.[100]
Luis Magin Ortiz Marrero nació el 26 de septiembre de 1918, en Corozal, un pueblo al norte de Puerto Rico. El matrimonio Ortiz serviría a la obra misionera de las Asambleas de Dios entre 1944 y 1960, fecha en que regresan a Puerto Rico. En 1961 inician la revista Impacto Evangelístico y en 1963 fundan el Movimiento Misionero Mundial, del que Ortiz fue Presidente Internacional hasta 1995, expandiendo esta obra a cuarenta y cuatro naciones. Luis M. Ortiz es promovido a la gloria el 25 de septiembre de 1996.[101]

LA PRIMERA LIBRERÍA CRISTIANA DE LAS ASAMBLEAS DE DIOS EN CUBA

Con gran alegría, en octubre de 1944, se da a conocer que el permiso concedido y comentado en los informes de la V Convención Anual[102] acerca de una librería cristiana, acababa de objetivarse con la adquisición de un inmueble en el centro de la capital habanera, orientado para tales funciones.
Ya estaban en sus estantes y anaqueles biblias, himnarios, devocionales, biografías, calendarios, materiales apropiados para escuelas dominicales, postales de navidad, todo lo necesario, en fin, para suplir al pueblo de Dios y a las iglesias de acuerdo a sus necesidades. Esta librería estaba situada en la calle San Rafael No. 475, entre Campanario y Lealtad, La Habana. Con el propósito de facilitar la adquisición de aquella noble oferta era posible realizar pedidos a distancia, dirigiéndose el interesado a Victoria Schott, a través de su dirección postal: Apartado 1372, La Habana, Cuba.[103] Allí funcionó hasta que fue intervenida por el gobierno revolucionario instaurado en 1959.

SE INICIAN LAS ASAMBLEAS DE DIOS EN CAMAGÜEY

El 9 de noviembre de 1944 el liderazgo nacional de la Primera Iglesia Pentecostal de Cuba, en la persona de su Presidente, el Rev. Francisco Rodríguez Agosto, ante la imposibilidad de sostener dos obras atendidas por ellos –Camagüey y Florida– se formula el propósito de hacer entrega fraternal de éstas a las Asambleas de Dios, las cuales lo aceptan con entusiasmo, como un reto que buscará la gloria de Dios y la salvación de las almas. El Rev. Ramón L. Nieves es nombrado al frente de la obra en Camagüey. La mayor parte de las fuentes consultadas fijan 1945 como el año en que se oficializa la afiliación a las Asambleas de Dios de estas dos congregaciones.[104], [105], [106]

VI CONVENCIÓN ANUAL. 1945

Aspectos generales

La VI Convención Anual de la Iglesia Evangélica Pentecostal en Cuba (Asambleas de Dios) fue celebrada en el Templo de las Asambleas de Dios en Palma Soriano, Oriente, entre el lunes 8 y el viernes 12 de enero de 1945.[107] Desde el sábado 6 de enero había comenzado a llegar un nutrido grupo, de modo que el domingo 7 se celebró un gran servicio; al día siguiente, lunes 8, tuvo lugar un gran culto de confraternidad que abrió la Convención.[108]
Este magno evento que superó las expectativas dejadas por la gloriosa Convención pasada, se celebró con el Templo desbordado en sus puertas y ventanas. Ocho personas recibieron el bautismo en el Espíritu Santo y se ministró la Palabra de Dios con un nivel de impacto sorprendente. Se recordarán para siempre, los mensajes traídos por los McAlister acerca de las campanillas de oro y las granadas en los vestidos de los sacerdotes que representan el testimonio y el fruto de la vida cristiana.[109]

VII CONVENCIÓN. 1946

Entre el lunes 14 y el viernes 18 de enero de 1946 tiene lugar en la ciudad de Cienfuegos, Las Villas, la VII Convención Anual de la Iglesia Evangélica Pentecostal en Cuba (Asambleas de Dios). Es la primera Convención Nacional en que está presente una representación de todas las provincias y por su asistencia supera a todas las convenciones anteriores.[110]
Henry C. Ball, en ese momento Secretario para América Latina de las Asambleas de Dios, estuvo presente y fue el predicador principal. Hizo uso de la Palabra el Rev. Howard C. Bush, Superintendente del Distrito de la Florida.[111]

Primer culto de Confraternidad de los Embajadores de Cristo en La Habana

El miércoles 7 de agosto de 1946 tiene lugar el Primer Culto de Confraternidad de los Embajadores de Cristo. Tuvo lugar en La Habana. El Rev. Nelson Litwiller, de Bragado, Argentina, trajo un gran mensaje sobre tres montes: Sinaí, Calvario y Los Olivos. Por su parte Harry Jaeger, acompañado en Cuba por su esposa, trajo un poderoso mensaje basado en las palabras de Jeremías 32:27: “He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí?[112]

Caimanera, Reparto Batista, Misión China, Guanajay y Aguada de Pasajeros

En octubre de 1946, tras un cruel incendio que dio al traste con la demolición de muchos edificios y construcciones, el evangelio empieza a dar frutos en la lejana Caimanera y se abre un local para la reunión.[113]
El 23 de noviembre de1946 se organiza la Iglesia del Reparto Batista, en La Habana. Su Junta Directiva estaría compuesta por Virgilio Castillo, Pastor; Bernardo Amor, Secretario Tesorero y Santiago Martín y Martín Oliva, Consejeros.[114]
El 24 de noviembre del mismo año se organiza la estructura de gobierno de la Misión China. Estaría formada por: Warren Yee, Pastor; Alfonso Lam, Secretario; Hermano Fong, Tesorero y el Hermano Wong, Consejero. Firmaron el acta unas dieciocho personas como miembros fundadores y diez más como aspirantes a bautismo.[115]
El matrimonio Beltrán, junto con la hermana Andrade y un grupo de fieles de Artemisa deciden iniciar la predicación en Guanajay descubriendo un gran interés por el evangelio, comenzándose a dar pasos para abrir un local de reunión.[116] Para finales de 1946 y principios de 1947 están dando cultos al aire libre, a la par que se extienden hacia el Central El Pilar.
El 5 de diciembre de 1946 se inaugura un local en la calle Agramonte No. 8, en Aguada de Pasajeros, Las Villas, con el propósito de utilizarlo como lugar de reunión de la Obra allí levantada.[117]

 VIII CONVENCIÓN ANUAL. 1947

Aspectos generales de la Convención

Considerada la mejor Convención celebrada hasta la fecha, tuvo lugar la VIII Convención Anual de la Iglesia Evangélica Pentecostal en Cuba (Asambleas de Dios) en enero de 1947, con sede en el espacioso salón del Palacio de los Yesistas, situado en la calle Xifré entre Estrella y Maloja, La Habana, con capacidad para cuatrocientas personas.[118]
Con el matrimonio Grossnickle al frente, se anuncia la apertura de una obra en Santa Clara, Las Villas, alquilándose un local que servirá de sede en esta céntrica ubicación de Cuba.[119]

PRIMERA CONFERENCIA PENTECOSTAL DE LAS ANTILLAS. 1947

El lunes 14 de abril de 1947, en Palma Soriano, tuvo lugar el primer culto de la Primera Convención Pentecostal Antillana. Ésta contó con la visita de numerosas personalidades. Estaban presentes el Rev. Pedro Alvarado, Superintendente de las Asambleas de Dios de Puerto Rico; le acompañaban el Rev. Andrés Ríos, pastor de Mayagüez y el pastor Luis C. Otero, pastor de Juncos y redactor de la revista El Evangelista Pentecostal. De México venía el Rev. Juan C. Orozco, Superintendente. De los Estados Unidos, como se había anunciado, había llegado el Rev. Gayle Lewis, Vice-Superintendente, acompañado por su esposa y por el hermano E. A. Richey.[120]
El Comité Ejecutivo de la Confraternidad Pentecostal del Caribe electo en la Convención quedó constituido por Hugh P. Jeter por Cuba, como Presidente; Juan C. Orozco, de México como Vice-Presidente y Luis C. Otero, de Puerto Rico como Secretario.[121]

PRIMERA CONVENCIÓN DE JÓVENES. CAMAGÜEY. 1947

Desde el año 1937 en que se organizó el primer grupo de los “Embajadores de Cristo”, hasta 1947, la organización que agrupaba a la juventud pentecostal cubana había tenido grandes adelantos en pujanza y crecimiento. De un pequeño grupo de ocho o diez hermanos habían llegado a ser once grupos locales distribuidos por todo el país. Es así que nace la idea, en la VIII Convención Anual de la Iglesia Evangélica Pentecostal en Cuba (Asambleas de Dios), en enero de 1947, en La Habana, de organizar una convención de jóvenes. Ésta tuvo lugar en Camagüey, entre el martes 5 y el jueves 7 de agosto de 1947.[122] La actividad contó con el apoyo de todo el liderazgo nacional los cuales, activamente, contribuyeron con el traslado de los jóvenes hacia la provincia de los tinajones.[123]

LLEGA A CUBA LILLIAN VIRGINIA CARPENTER

A finales de 1947 llega a Cuba Lillian Virginia Carpenter. Esta insigne misionera nació en los Estados Unidos, el 10 de noviembre de 1914. Como misionera fue asignada para Cuba el 19 de septiembre de 1947. Tenía treinta y dos años. Se le recuerda como Vice-Secretaria del presbiterio central de la Escuela Dominical;[124] apoyó el trabajo en la Misión China, se le escuchó en la radio, escribió con prosa fluida para The Cuban Call, pero, más que todo, queda Carpenter en la memoria de la Organización como la Decana de las Mujeres y la Responsable de la Literatura en el Instituto Bíblico Pentecostal de Manacas, Las Villas.
Vaciaría en Cuba catorce años de servicio misionero, desde 1947 hasta diciembre de 1961, en que fue transferida a Costa Rica. Su vasta hoja de servicios se pierde después, a la vista de los historiadores, en los Estados Unidos, donde fue promovida a la gloria, en el descanso eterno de los santos, el 1 de octubre de 1999. [125], [126]

SE REABRE LA OBRA EN SANTA AMALIA

En 1936 Francisco Rodríguez Agosto había determinado cerrar la misión de Santa Amalia por dificultades con el crecimiento local, e integrar sus miembros a la misión de Párraga.[127] En 1947, once años después, la misionera canadiense Mabel Henderson decide reabrir esta Obra en la calle Armando No. 55 e/ Alberto y Mario, Reparto Santa Amalia, en una casa de madera y tejas a unas cinco manzanas de la sede inicial.
En 1994 se construyó en este lugar el Templo de mampostería y en 2006, se amplió, hasta su condición actual.[128]

UNA NUEVA CAPILLA EN LAJAS DE GUANIMAO

El 3 de noviembre de 1947 con la presencia de Einar Peterson, presbítero de Oriente, Eolayo Caballero González, pastor de Jobo Martí y Luis M. Ortiz, pastor de Santiago de Cuba, se hace la dedicación de la Capilla de Lajas de Guanimao. Terminada esta emotiva actividad se hizo un culto de bautismo en agua y tres hermanos descendieron a las aguas bautismales.[129]

IX CONVENCIÓN ANUAL. 1948

Aspectos generales de la Convención

Entre el lunes 12 y el viernes 16 de enero de 1948, en Camagüey, tuvo lugar la IX Convención Anual de la Iglesia Evangélica Pentecostal en Cuba (Asambleas de Dios).[130] El sábado 10, en horas de la tarde, llenos de curiosidad, todos vieron llegar a Ramón L. Nieves con una gran carpa, la cual les envolvió en ardua faena, terminándose de armar el domingo 11 en la tarde, bajo la dirección del hermano Valdés. Un tronante servicio evangelístico que se realizaría en ella fue el saludo inicial que se dio a la Convención, que comenzaría al día siguiente. Ese domingo, en la noche, predicó en el servicio evangelístico de la carpa el pastor Melitón C. Donato, de Bayo. Había sido el primero de los convencionistas en llegar. Así le honró Dios.[131]

Alva Walker y Luisa Jeter de Walker
 
Alva Innes Walker nació el 16 de noviembre de 1895 en San Francisco, California, EUA. Fue ordenado el 10 de mayo de 1920 por el Evangelist Northwest Schaeffer en Canadá. El 1 de febrero de 1924 fue asignado como misionero al Congo Belga. El 26 de agosto de 1924 tuvo su primer matrimonio, del cual nacieron cuatro hijos: Ellen, el 12 de marzo de 1926; David, el 24 de junio de 1929; Corinne, el 15 de octubre de 1931 e Ira, el 9 de julio de 1933. Sirvió como misionero en el Congo Belga hasta 1939.[132] Entre 1940 y 1945 aparece Alva I. Walker como misionero en Perú. Partió para estar con el Señor el 4 de agosto de 1982.[133]
Esther Louise Jeter de Walker nació el 30 de diciembre de 1913 en Chicago, Illinois, EUA. Fue ordenada el 28 de septiembre de 1939 por el Distrito de Oklahoma. En 1933 aún antes de que fuera nombrada se fue como misionera a Perú.[134] Se retiró el 30 de enero de 1996, a los 82 años. Partió para estar con el Señor el 25 de julio de 1998.[135]
Alva I. Walker sufrió la difícil prueba de la viudez, a causa de una enfermedad tropical en su esposa, y quedó solo con cuatro hijos. Conoció a Louise Jeter y se unió a ella en matrimonio el 7 de abril de 1940.[136]
El matrimonio de Alva y Luisa Walker fue asignado para el servicio misionero en Cuba el 21 de agosto de 1947.[137] Hicieron historia en las Asambleas de Dios de Cuba en la Escuela Dominical y en el Instituto Bíblico Pentecostal.

X CONVENCIÓN ANUAL. 1949. SANTIAGO DE CUBA

Esta Convención se realizó entre el lunes 10 y el viernes 14 de enero de 1949, en Santiago de Cuba.[138] Cinco días antes de iniciado el magno evento el Rev. Ramón L. Nieves, llegó a la ciudad con un jeep y un amplificador, e hizo una gran promoción a la reunión nacional que, en breve, tendría lugar.[139] En esta memorable X Convención tuvo lugar la ruptura de las Asambleas de Dios con el Concilio Cubano de Iglesias Evangélicas. [140]

Baracoa. Inicios de las Asambleas de Dios en la Ciudad Primada

Todos los fundadores de las Asambleas de Dios concuerdan a la hora de definir al misionero norteamericano Roy Dalton, como el fundador de las Asambleas de Dios en Baracoa. Éste comenzó inicialmente a trabajar en Sabanilla con escuelas dominicales y planes de visitación. El 30 de enero de 1949 tuvo lugar el primer culto en el poblado de Jobo Dulce, en la casa de Israel Matos.[141]

En construcción el Templo de Camagüey

La Iglesia de Camagüey, en definido crecimiento, se encuentra en 1949 luchando por la construcción de un Templo en la calle Maximiliano Ramos No. 364 —actualmente casa pastoral— y en mayo están haciendo un llamado a toda Cuba: aún faltan seis mil ladrillos para completar la Obra.[142] El 8 de noviembre de 1949 se anuncia su inauguración. Durante la tarde un culto de testimonios preparó los corazones y a las 7:30 PM, con el Templo desbordado, la Banda Municipal dejó oír hermosos acordes. El culto comenzó con las notas del Himno Nacional a lo cual siguió un tiempo de alabanzas con los himnos evangélico bajo la dirección de Kenneth McIntyre. Se hizo entonces un reconocimiento a todos los que esforzadamente trabajaron en la construcción de este Templo. El mensaje de la Palabra de Dios estuvo a cargo del Superintendente Hugh P. Jeter y a esto siguió un tiempo de bautismo en agua, en que seis nuevos creyentes descendieron dando testimonio de su identificación con Cristo en su muerte y resurrección.[143]

XI CONVENCIÓN NACIONAL. 1950

La XI Convención Nacional de la Iglesia Evangélica Pentecostal en Cuba (Asambleas de Dios) se celebró entre los días lunes 9 y viernes 13 de enero de 1950, en el local de la sociedad “La Luz”, en San Antonio de los Baños, La Habana.[144]
Su primer culto tuvo lugar el día 9 de enero, a las 8:00 PM; asistió una nutrida concurrencia, que se meció entre los acordes de los bellísimos himnos que allí se cantaron y se elevó con entusiasmo en la gloria a Dios que se le dio a través de los testimonios que allí se oyeron. La Palabra estuvo a cargo del Rev. H. C. Ball, Secretario para América Latina; ésta descansó en Ezequiel 47:1-5. Tres almas recibieron a Cristo como Salvador personal.[145]



[1] L. Perrault, Expediente ministerial. Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[2] Eolayo Caballero, Testimonio, p. 7. Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[3] Ibíd.
[4] Ibíd.
[5] Ibíd.
[6] Eolayo Caballero, “Cómo empezó el Instituto Bíblico”, La Antorcha Pentecostal, septiembre de 1961, No. 5-6, p. 11.
[7] Ibíd.
[8] Ibíd.
[9] Ibíd.
[10] Miguel Matute, “Cómo empezó el Instituto”, parte III, La Antorcha Pentecostal, noviembre de 1961, No. 8, p. 10.
[11] Floyd Woodworth, entrevistado por Octavio Ríos Verdecia, vía electrónica, el 27 de marzo de 2009, 1:37 PM. Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[12] Raquel Peterson, Cuba, p. 6.
[13] Eolayo Caballero, “Como empezó el Instituto Bíblico” La Antorcha Pentecostal, septiembre de 1961, No. 5-6, p. 11.
[14] Ibíd.
[15] Miguel Matute, Ibíd.
[16] Alvio García M. “La Obra continúa extendiéndose”, La Antorcha Pentecostal, enero-marzo, 2000, p. 4.
[17] Miguel Matute, Ibíd.
[18] Eolayo Caballero, “Cómo empezó el Instituto Bíblico”, La Antorcha Pentecostal, No. 5-6, septiembre de 1961, p. 11.
[19] Miguel Matute, Ibíd.
[20] Ibíd.
[21] Hugh P. Jeter, “En nuestros campos”, La Antorcha Pentecostal, No. 17, enero de 1942, p. 4.
[22] Miguel Matute, Ibíd.
[23] Eolayo Caballero, “Cómo empezó el Instituto Bíblico. Parte II”, La Antorcha Pentecostal, octubre de 1961, p. 11.
[24] Miguel Matute, Ibíd.
[25] Alvio García M. “La Obra continúa extendiéndose”, La Antorcha Pentecostal, enero-marzo, 2000, p. 4.
[26] Floyd Woodworth, entrevistado por Octavio Ríos Verdecia, vía electrónica, el 27 de marzo de 2009, 1:37 PM. Usada con permiso.
[27] Eolayo Caballero, Testimonio, p. 8.
[28] Miguel Matute, Ibíd.
[29] Eolayo Caballero, “Cómo empezó el Instituto Bíblico. Parte II”, La Antorcha Pentecostal, octubre de 1961, p. 11.
[30] Kenneth McIntyre, “La Apertura del Instituto Bíblico”, La Antorcha Pentecostal, diciembre de 1947, No. 12, p. 7.
[31] Octavio Ríos Verdecia, Memorias del Pastor Benjamín de Quesada, p. 43.
[32] Floyd Woodworth, entrevistado por Octavio Ríos Verdecia, vía electrónica, el 27 de marzo de 2009, 1:37 PM. Usada con permiso.
[33] Octavio Ríos Verdecia, Memorias del Pastor Benjamín de Quesada, p. 43.
[34] Floyd Woodworth, Ibíd.
[35] Kenneth McIntyre, “La Apertura del Instituto Bíblico”, La Antorcha Pentecostal, diciembre de 1947, No. 12, p. 7.
[36] Eolayo Caballero, “Como empezó el Instituto Bíblico” La Antorcha Pentecostal, septiembre de 1961, No. 5-6, p. 11.
[37] Miguel Matute, “Cómo empezó el Instituto”, parte III, La Antorcha Pentecostal, noviembre de 1961, No. 8, p. 10.
[38] S.a. “From Our Island Missionaries”, 27 de enero de 1940, Cuban Comments, Documentos, Archivos de Historia, Asambleas de Dios, Cuba.
[39] Francisco Sardá a Guillermo Lorenzo Perrault, Carta original, 16 de agosto de 1940, Documento, Archivos de Historia de las Asambleas de Dios, Cuba.
[40] Documento expedido a Eolayo Caballero González, para ser representado ante la Agencia Bancaria 4-15-05, 10 de julio de 1976. Archivo Nacional, Registro de Asociaciones, Legajo 54, No. 796. Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[41] Hugh Jeter, Cuba, Documento, pp. 2, 3. Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[42] Hugh Jeter, editor, “Extracto del informe del Superintendente”, No. 39, La Antorcha Pentecostal, marzo de 1944, p. 2.
[43] Enrique González, entrevistado por Octavio Ríos Verdecia, miércoles 28 de mayo de 2014, 11:00 AM, Oficina Nacional de la Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios). Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[44] Louie y Lillie Stokes, Expediente ministerial del Departamento de Misiones. Enviado por las Oficinas Centrales de las Asambleas de Dios, Springfield, Missouri, EUA. Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[45] Hilda Reffke, Expediente Ministerial, Archivos de Historia, Asambleas de Dios, Cuba.
[46] Ibíd.
[47] Ibíd.
[48] Ibíd.
[49] Luisa Jeter de Walker, Siembra y Cosecha, T. III, p. 153.
[50] Marcos Antonio Ramos, Panorama del Protestantismo, p. 435.
[51] Ver notas al pie de: Julio García Sanz, Un pentecostés para Cuba, p. ii. Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[52] Rebeca Sánchez, entrevistada por Julio García Sanz, 29 de abril de 2009, casa pastoral de la Primera Iglesia Pentecostal de El Moro. Consta grabación en video en los Archivos de Historia de las Asambleas de Dios. Cuba.
[53] Miguel Matute, “Cómo empezó el Instituto”, parte III, La Antorcha Pentecostal, No. 8, noviembre de 1961, p. 10.
[54] Raquel Peterson, Cuba, p. 6.
[55] W. Lawrence Perrault, “La Isla del Tesoro”, El llamado cubano, diciembre de 1950, pp. 3, 7, 8.
[56] Octavio Ríos Verdecia, Historia de las Asambleas de Dios en Cuba. La Habana: Editorial CALITAD, 2015, t. I, pp. 197, 198.
[57] Hugh P. Jeter, “Dándoles la bienvenida a los nuevos obreros”, La Antorcha Pentecostal, No. 17, enero de 1942, p. 3.
[58] Ibíd.
[59] Luisa Jeter de Walker, Siembra y Cosecha, t. III, p. 155.
[60] Hugh P. Jeter, Cuba, p. 10.
[61] Raquel Peterson, Cuba, pp. 6, 7.
[62] Noel Perkin, Missionary Secretary.“New Appointments and Sailing”, Cuba’s Need, octubre de 1941. Documentos. Archivos de Historia,. Asambleas de Dios. Cuba.
[63] Alvio García, “Historia de las Asambleas de Dios en Cuba”. La Antorcha Pentecostal, enero-marzo 2000, p. 4.
[64] Hugh P. Jeter, “Nuestros campos”. La Antorcha Pentecostal. No. 17, enero de 1942, p. 3.
[65] Luisa Jeter de Walker, Siembra y Cosecha, t. III, p. 165.
[66] S.a. “Our women in Cuba, The World Challenge”, p. 8. Documentos, Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[67] Kenneth McIntyre, Secretario,  Acta de la Séptima Convención Anual de la Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios), celebrada en Cienfuegos, Las Villas, durante los días 14 al 18 de enero de 1946, folio 22-28. Libro de Actas Convencionales. Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[68] Rachel Peterson, Cuba, p.6.
[69] Pablo Branco, Ficha biográfica de Hugh P. Jeter, Editorial Clie. Ferrocarril, 8 08232 Viladecavalls (BCN) España Tel: (34) 93 788 4262 • Fax: (34) 93 780 0514 • e-mail: libros@clie.es. Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[70] Pablo Branco, Ibíd.
[71] Hugh P. Jeter, Ibíd.
[72] Ibíd.
[73] Ruth Feuerstein Coffey, editora, “Biográficamente hablando. Presentando a nuestro Superintendente de campo. Rev. Hugh P. Jeter”, El llamado cubano, diciembre de 1950, p. 2.
[74] Hugh P. Jeter, Ibíd.
[75] Ibíd.
[76] Pablo Branco, Ibíd.
[77] Alvio García, “Historia de las Asambleas de Dios en Cuba. La Obra continúa extendiéndose”, La Antorcha Pentecostal, enero-marzo-2000, p. 4.
[78] Hugh P. Jeter, Cuba, p. 2.
[79] Hugh P. Jeter, Expediente ministerial del Departamento de Misiones, enviado por las Oficinas Centrales de las Asambleas de Dios, Springfield, Missouri, EUA. Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[80] Ibíd.
[81] Donald Hugh Jeter Jr, entrevistado por Octavio Ríos Verdecia, miércoles 13 de agosto de 2014, Oficinas de la Global University, Springfield, MO, EUA. Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[82] Hugh P. Jeter, “Nuestros campos”, La Antorcha Pentecostal, No. 17, enero de 1942, p. 4.
[83] Enrique Rodríguez, “Informes de La Habana. 1942”, No. 17, La Antorcha Pentecostal, enero de 1942, p. 4.
[84] Jeter, Ibíd.
[85] Hugh P. Jeter, “La Conferencia Anual”, La Antorcha Pentecostal, mayo de 1942, p. 2.
[86] Hugh P. Jeter, editor, “Capilla dedicada en San José”, La Antorcha Pentecostal, septiembre de 1942, p. 3.
[87] Luisa Jeter de Walker, Siembra y Cosecha, t. III, p. 157.
[88] Ibíd.
[89] Ibíd., p. 161.
[90] Ibíd., p. 160.
[91] Hugh Jeter, editor, “Asambleas de Dios en Cuba”, La Antorcha Pentecostal, No. 19, junio de 1942, p. 4.
[92] ________. “La Convención Anual”, La Antorcha Pentecostal, No. 26, enero de 1943, p. 1.
[93] ________. “La Convención Anual”, La Antorcha Pentecostal, No. 28, marzo de 1943, p. 4.
[94] Ibíd.
[95] Hugh Jeter, editor, “Instituto Bíblico Pentecostal”, La Antorcha Pentecostal, No. 37,  enero de 1944, p. 1.
[96] Convenciones de la Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios). Documentos, Archivos de Historia. AD. Cuba. La evidencia fotografía de la sede es concluyente. (Nota del autor.)
[97] Documento expedido a Eolayo Caballero González, para ser representado ante la Agencia Bancaria 4-15-05, 10 de julio de 1976. Archivo Nacional, Registro de Asociaciones, Legajo 54, No. 796. Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[98] Hugh Jeter, Cuba, Documento, pp. 2, 3. Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[99] Ibíd., p. 2.
[100] Hugh Jeter, “Aviso importante”, La Antorcha Pentecostal, junio de 1944, No. 42, p. 4.
[101] Ibíd., p. 10.
[102] Hugh Jeter, editor, “Extracto del informe del Superintendente”, La Antorcha Pentecostal, No. 39, marzo de 1944, p. 4.
[103] ________. “Aviso importante”, La Antorcha Pentecostal, octubre de 1944, No. 46, p. 1.
[104] Alvio García, “Historia…”, La Antorcha Pentecostal, julio-diciembre de 2000, p. 2.
[105] Luisa Jeter, Siembra y Cosecha, T. III, p. 159.
[106] Raquel Peterson, Cuba, p. 10.
[107] Kenneth McIntyre, Secretario, Acta de la Sexta Convención Anual de la Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios), celebrada en Palma Soriano, Oriente, durante los días 8 al 12 de enero de 1945, folio 1-20, cita en folio 15. Libro de Actas Convencionales. Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[108] Victoria Schott, “Nuestra Convención”, La Antorcha Pentecostal, No. 1-2, enero-febrero de 1945, p. 1.
[109] Ibíd.
[110] Victoria Schott, “La Séptima Convención Anual de la Iglesia Evangélica Pentecostal en Cuba (Asambleas de Dios), La Antorcha Pentecostal, No. 2, febrero de 1946, p. 1.
[111] ________. “La Séptima Convención Anual de la Iglesia Evangélica Pentecostal en Cuba (Asambleas de Dios), La Antorcha Pentecostal, No. 10, octubre de 1945, p. 2.
[112] ________. “Culto especial”, La Antorcha Pentecostal, No. 9, septiembre de 1946, p. 2.
[113] ________. Directora, “Noticias breves”, La Antorcha Pentecostal, No. 10, octubre de 1946, p. 3.
[114] ________. “Noticias breves”, La Antorcha Pentecostal, No. 12, diciembre de 1946, p. 4.
[115] Ibíd.
[116] Victoria Schott, “Noticias breves”, La Antorcha Pentecostal, No. 11, noviembre de 1946, p. 3.
[117] Ibíd.
[118] Victoria Schott, “La Convención como la vio un delegado”, La Antorcha Pentecostal, No. 2, febrero de 1947, p. 1.
[119] Ibíd.
[120] Victoria Schott, “Convención Antillana”, La Antorcha Pentecostal, No. 6, junio de 1947, p. 2.
[121] Ibíd., p. 3.
[122] Victoria Schott, “Primera Convención Nacional de los Embajadores de Cristo en Cuba”, La Antorcha Pentecostal, No. 8 y 9, agosto y septiembre de 1947, p. 3.
[123] Ibíd.
[124] Luis M. Ortiz, “Oficiales Nacionales de Escuela Dominical para 1951”, La Antorcha Pentecostal, No. 3, marzo de 1951, p. 5.
[125] Virginia Carpenter, expediente ministerial. Cortesía del Prof. Larry McNeill. Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[126] Missionaries by Country, Documento, Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[127] Rafael Miyares Delgado y Berta Eunice Miyares Delgado, Recuento histórico de la Primera Iglesia Pentecostal de Cuba, p. 2.
[128] Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[129] Ramón Castro Reytor, “Noticias de las Iglesias. Lajas de Guaninao”. La Antorcha Pentecostal. No. 12, diciembre de 1947, p. 8
[130] Hugh P. Jeter, “Nuestra Convención Anual”, La Antorcha Pentecostal, No. 12, diciembre de 1947, p. 5.
[131] Pedro Torres, “Noticias de las Iglesias. Camagüey”, La Antorcha Pentecostal, No. 2, febrero de 1948, p. 8.
[132] Alva I. Walker y Louise Walker, Expediente ministerial, Archivos de Historia, Asambleas de Dios, Cuba.
[133] Ibíd.
[134] Ibíd.
[135] Ibíd.
[136] Ibíd.
[137] Ibíd.
[138] Luis M. Ortiz, “Nuestra Convención”, La Antorcha Pentecostal, No. 2, febrero de 1949, p. 1.
[139] Ramón L. Nieves, “Ecos de la Convención”. La Antorcha Pentecostal. No. 2, febrero de 1949, p. 4.
[140] Luis M. Ortiz, “Acuerdo importante”, La Antorcha Pentecostal, No. 3, marzo de 1949, p.3. Se respetó la redacción original.
[141] Nelsio Legrá Jardines, Video: Ministerio Camino de Esperanza. Archivos de Historia. Asambleas de Dios. Cuba.
[142] Ramón L. Nieves, “Necesitan nuestra ayuda”. La Antorcha Pentecostal, No. 5, mayo de 1949, p. 4.
[143] Pedro Torres, “Notas de Camagüey”. La Antorcha Pentecostal, No. 12, diciembre de 1949, p. 7.
[144] Ramón L. Nieves, “Crónica”. La Antorcha Pentecostal, No. 2, febrero de 1950, p. 4.
[145] Ibíd.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas