Translate

miércoles, 31 de octubre de 2018

Mi pobre ciudad


Aquella plomiza tarde de otoño dejé correr en mi laptop escenas fílmicas de La Habana, tomadas por una cámara curiosa hace 90 años. Sentado al pie de un árbol deshojado vi al pueblo bullicioso andando por sus calles de aceras estrechas, hace casi un siglo; los mismos puertos, las mismas fortalezas, los mismos monumentos, teatros, iglesias y palacios...
Desde la lejanía del destierro que me impusieron, terminé pensando: “Dios mío…, qué poco ha cambiado. Es una ciudad congelada en el tiempo. Produce una extraña mezcla de nostalgia y pena. Por los parterres de ese vetusto Capitolio correteaba de niño, hace medio siglo”.

miércoles, 17 de octubre de 2018

Rolando Rivero Reyes. Hasta la vista, querido amigo

Rev. Rolando Rivero,
con el pequeño
Obed. Templo de Lawton,
Ciudad Habana
La organización nacional de las Asambleas de Dios de Cuba despide con pesar, en su tránsito hacia la eternidad, al Rev. Rolando Rivero Reyes, uno de sus más esforzados ministros. Vino a este mundo el 27 de julio de 1925, en la Ciudad de Camagüey. Conoció al Señor en 1951, en el contexto de las campañas evangélicas que realizó en Cuba T. L. Osborn, en esa misma ciudad. Tres años después, en 1954, mientras se encontraba intercediendo, junto a los miembros de la Iglesia en que se congregaba, por sus pastores, Ezequiel Álvarez y esposa, penosamente accidentados, recibe de Dios el llamamiento a pastorear. Había sido un miembro laico muy activo, capellán en las cárceles, y con gran responsabilidad estaba atendiendo campos (1).
Pastoreó en la localidad de “El Paraíso” en Camagüey, y en la misma provincia, junto al inolvidable evangelista José Trenhs, abrió la Obra de las Asambleas de Dios en Guáimaro (2).
El 22 de noviembre de 1956, mientras se encontraba pintando las paredes de la casa de su pastor, el Rev. Pedro Torres (3), en la Ciudad de Camagüey, sintió profundamente la voz de Dios que le ordenaba ir a las tierras del Central Francisco, hoy Amancio Rodríguez, a predicar el evangelio. Años después contaría: “Fue tan fuerte el llamado dentro de mí que dejé inmediatamente la brocha que tenía en la mano; busqué al pastor Torres y le conté acerca de aquella fuerte experiencia que acababa de tener, poniendo a su consideración mi resolución de partir de inmediato para allá. El pastor Pedro Torres, gran hombre de Dios, me entregó $5.00, y me envió a predicar” (4).
Obediente a aquella voz que le habló tan profundo, llegó el pastor Rolando Rivero al Central Francisco, y evangelizó todas sus tierras. Para entonces aquellos remotos parajes pertenecían a Camagüey. Nos cuenta el pastor Benjamín de Quesada Tamayo:

Estaba muy enfermo mi papá en una de las tantas recaídas que hacía, cuando llega a la casa el barbero de la familia; se llamaba Toñico. Éste le contó que en casa de su suegro estaban unos religiosos que oraban por las personas y éstas se sanaban. Este ‘religioso’ era un joven pastor; se llamaba Rolando Rivero Reyes y estaba evangelizando por todo aquel lugar. Mi padre, cansado de experimentar posibles soluciones, le replica a Toñico diciéndole que eso es mentira. Éste le ensilló un caballo, le extendió las riendas y le invitó, diciéndole: “Con probar no pierdes nada”. Mi padre terminó por ceder a aquella insistencia y fue… Regresó sano y convertido a Jesucristo para toda la vida. Nunca más le oí quejarse en los siguientes 47 años que vivió. El pensamiento de la muerte desapareció de sus labios. Vivió 87 años y murió en buena vejez sin padecer de nada (5).

Así entró el evangelio en aquel hogar, con el mensaje humilde y la oración ferviente de Rolando Rivero. Fue el instrumento bendito de Dios para traer luz y salvación a aquel remoto paraje.
En todo el territorio del Central Francisco abrió el pastor Rivero catorce puntos de predicación, y edificó un templo sencillo en La Fe (6). Era un hombre de trabajo, el llamado misionero de Dios le sorprendió con una brocha de pintura en la mano; su paso, sin embargo, por aquel lugar transformó para siempre la vida de decenas y decenas de campesinos y trabajadores que escucharon por primera vez el mensaje de Jesucristo y el llamado a vida eterna. Muchos fueron sanados y bautizados por el Espíritu Santo. El evangelio llenó todo aquel olvidado lugar llegando hasta La Faldilguera, donde estaba el centro espiritista de los Montes de Oca, disuelto ahora por el poder de Dios; solo quedó la historia (7).
Se convirtieron los miembros de la familia de Izquierdo, de Emelina, de Tino, se convirtieron los Fuentes, se convirtieron los de Quesada (8).
Se convirtió Benjamín…
Tuvo Rolando Rivero una impresionante vida ministerial al lado de su esposa. Fue pastor en Niquero, abrió una Obra en Manzanillo, pastoreó en Cañada de Yarey (Las Tunas), Lawton (Ciudad Habana), Cienfuegos, Santa Lucía (Camagüey) y San Francisco de Paula (La Habana). Prefirió sobre todas las cosas la sencilla predicación del evangelio y la fundación de misiones; rehusó por años las posiciones de liderazgo para las que fue propuesto. Al lado de su esposa, Hermida Figueredo Pi, completó cincuenta y ocho años de ministerio (9), tras lo cual se convirtió en un importante cronista de la Organización.
Partió para estar con el Señor el 25 de septiembre de 2018. Se honró su memoria en sentida ceremonia de despedida al día siguiente, en que se le dio respetuosa sepultura.
Todos los que le conocieron vieron en él a un hombre de oración. Tenía un fino discernimiento del Espíritu, del cual me beneficié más de una vez. A la par de todo esto será recordado por su andar desenfadado, buen humor, y gran hospitalidad. En pocos lugares disfruté tanto un almuerzo como allí, con él.
Hasta la vista, querido amigo. Gracias por tan hermoso legado. Descansa para siempre en el regazo de tu Señor.


______________________

(1) Rolando Rivero Reyes, entrevistado por O. Ríos. Templo “Palabras de Vida” en Santa Amalia, 16 de marzo de 2009, 10:00 A.M – 2:00 P.M. Usada con permiso.
(2) Ibíd.
(3) Pedro Torres nació en 1917 en los Estados Unidos. Sus padres eran mejicanos. Junto a su esposa Piedad Torres permaneció como misionero en Cuba durante 14 años. Llegó en 1945, colaboró en la Iglesia de Camagüey y de Florida; pastoreó otras iglesias como Santiago de Cuba, Cienfuegos y Santa Clara. Ocupó la Superintendencia de nuestra Obra entre 1954-1956. Entre las obras dejadas por él está el hermoso Templo que edificara en Camagüey –hoy casa pastoral– inaugurado el 8 de noviembre de 1949. Dejó la isla en julio de 1959. (Rolando Rivero Reyes, entrevistado por O. Ríos. Templo “Palabras de Vida” en Santa Amalia, 16 de marzo de 2009, 10:00 A.M – 2:00 P.M. Usada con permiso.)
(4) Ibíd.
(5) Benjamín de Quesada Tamayo, Biografía, enviado desde Camagüey, 24 de septiembre de 2012, 8:00 PM. Documento. Usado con permiso.
(6) Rolando Rivero Reyes, entrevistado por O. Ríos. Templo “Palabras de Vida” en Santa Amalia, 16 de marzo de 2009, 10:00 A.M – 2:00 P.M. Usada con permiso.)
(7) O. Ríos. Memorias del pastor Benjamín de Quesada. La Habana: Editorial Calitad, 2013, p. 31.
(8) Ibíd.
(9) Rolando Rivero Reyes, entrevistado por O. Ríos. Templo “Palabras de Vida” en Santa Amalia, 16 de marzo de 2009, 10:00 A.M – 2:00 P.M. Usada con permiso.)





jueves, 11 de octubre de 2018

Memorias del pastor Benjamín de Quesada

¿Conoce algo acerca del crecimiento explosivo que tuvo la obra evangélica en Cuba durante la década del 90? La presente publicación le guiará en tan apasionante capítulo de la Iglesia cubana a través de la vida del pastor Benjamín de Quesada Tamayo. Su nombre está vinculado a un cambio en la configuración de la eclesiología en el centro-oriente de Cuba. Nos deja una obra y un ejemplo, elocuentes testimonios de su trabajo. La historia mira con curiosidad sus logros, y el peso de sus contribuciones. Se entrega al lector este libro, fruto de más de quinientas horas de cuidadosa revisión histórica acerca de la vida de este gigante de la fe. Es nuestra oración que, al término de su lectura, pueda el estudioso sentirse motivado a seguir sus pasos. A Dios sea toda la gloria.


 Memorias del pastor Benjamín de Quesada

Formato en tapa blanda (libro en físico):


Formato electrónico:


miércoles, 3 de octubre de 2018

Tus primeros sermones

 Tus primeros sermones

Muchas veces te habrás preguntado ¿cómo preparar un bosquejo sencillo y efectivo para un sermón? Tal vez pienses: “tengo llamamiento, quiero predicar, pero ¿cómo hacerlo? En un lenguaje sencillo te ofrecemos las más sorprendentes y valiosas herramientas que te ayudarán a conseguirlo. Con este pequeño manual de homilética perderás todo temor e inseguridad, y podrás elaborar tus primeros sermones. Serán preciosos si usas lo que te enseñamos aquí. El lenguaje con que ha sido preparada esta publicación la coloca al alcance de todos los niveles y edades; basta con anhelar servir a Dios, y desear trazar bien Su Palabra de verdad.

martes, 2 de octubre de 2018

Alas en el corazón

 Alas en el corazón

¡Ya está en Amazon Alas en el corazón, la más importante publicación cristiana cubana tocante al tema de misiones!
¡Ya está a la venta!, en respuesta al justo reclamo que hicieran innumerables lectores de Norte, Latinoamérica y España.
El éxito que representó la primera edición, en 2016, con 1200 ejemplares en circulación, se vio coronado ahora por una segunda edición, revisada, ampliada, y a disposición de todos en formato físico y electrónico.
¿Quién fue Onelio González? ¿Cómo vino a dar desde el remoto Rejondón de Báguanos, en el oriente cubano, hasta las más intrincadas aldeas de los hostiles Shuar, en la Amazonía? ¿Cuál fue su obra? ¿De qué modo perdura hasta hoy su influencia? Las tales preguntas son contestadas en este libro, que presenta, en relatos inéditos, estremecedoras vivencias del más importante misionero pentecostal cubano de las Asambleas de Dios, recogidas por el Dr. Octavio Ríos Verdecia, historiador, escritor y profesor de la Facultad de Teología de las Asambleas de Dios de América Latina, Springfield, MO., EUA.
Se coloca en las manos del lector una cuidadosa investigación de campo, donde la familia del destacado misionero une fuerzas con más de cuarenta ministros en la reconstrucción de hechos no registrados por los Archivos de Historia de las Asambleas de Dios. Esta revisión, a la par que abarca una impresionante vida, cubre los movimientos embrionarios del despertar misionero pentecostal cubano, y ahonda en consideraciones históricas muy detalladas concernientes a la recia oposición que tuvo el accionar evangélico en la isla durante los últimos cincuenta años.
Usted no volverá a ser el mismo después que lea este libro.
¡No lo pierda de ningún modo! Vaya de inmediato a la dirección:

Para formato físico (tapa blanda):


Para formato electrónico:


Comité Editorial

Entradas